Menú Buscar
El Ateneu Popular de Fort Pienc, en Barcelona / CG

Bankia avisa a los okupas: el Ateneu de Fort Pienc será desalojado

Los antisistema negocian con el ayuntamiento y preparan movilizaciones para las próximas semanas

3 min

Llevan dos años okupando el local y acaban de recibir una notificación de su propietario, Bankia, que los pone en preaviso: serán desalojados próximamente del Rec, más conocido como Ateneu Popular del barrio de Fort Pienc de Barcelona, situado en el número 72 de la calle Ausiàs March.

Todavía no hay una fecha establecida para el juicio, pero los okupas ya están llevando a cabo reuniones para hacer un seguimiento del tema desde el ámbito legal y preparar movilizaciones durante las próximas semanas como muestra de rechazo al desalojo.

Segundo aviso

Una portavoz del colectivo ha explicado a Crónica Global que no es el primer aviso que reciben: “Nos enviaron uno previo a principios de este año. Anteriormente, hubo un procedimiento penal que ganamos y ahora se trata de un procedimiento civil que seguramente lo perderemos”, admite.

Los propios propulsores del Ateneu Popular defienden la okupación del local como respuesta a una necesidad que llevan tiempo denunciando: la falta de espacios para desarrollar los proyectos de las entidades juveniles del barrio.

Argumentan que la situación actual de un desalojo cercano podría evitarse si el Ayuntamiento de Barcelona --que según ellos no se ha posicionado sobre el aviso de Bankia-- hubiera mostrado voluntad de atender las necesidades de la juventud de Fort Pienc.

Negociación con el ayuntamiento

“El órgano Exigimos espacios, del que formamos parte, está llevando a cabo una campaña para pedir más espacios de autogestión en el barrio para los jóvenes”, informa a este medio la misma fuente. Ellos son los que negocian actualmente con el consistorio para que puedan utilizar el centro cívico La Casa Groga. “Es un local municipal y lo que reivindicamos es que sea para los jóvenes”, matiza.

Pero esta negociación no anula la que llevan a cabo para impedir el desalojo del Ateneu Popular, sino que ambas son paralelas: “Se destinan los mismos esfuerzos para conseguir el nuevo espacio y para mantener el que ahora tenemos”.