Menú Buscar
Los Mossos d'Esquadra durante un operativo en Barcelona / CG

Desarticuladas dos bandas por estafar a 340 ancianos

Los Mossos d’Esquadra han detenido a seis presuntos implicados en el fraude, que se hacían pasar por revisores del gas

3 min

Los Mossos d’Esquadra han desarticulado dos bandas organizadas dedicadas al hurto y a la estafa. La investigación se inició hace 10 meses y ha finalizado con seis detenidos y tres registros, dos en Barcelona y uno en Alameda de la Sagra (Toledo). Los intengrantes del grupo criminal se hacían pasar por operarios del gas y mientras realizaban la supuesta inspección, sustraían objetos de valor y dinero de domicilios de ancianos.

A los arrestados se les relaciona con un total de 340 delitos durante el último año. Se han podido recuperar más de 43.000 euros en efectivo, material informático y listados de víctimas potenciales. Los ladrones estafaron una media de 250 euros por caso.

Los detenidos son todos de nacionalidad española, de entre 28 y 36 años. La operación empezó cuando un vecino de 94 años del distrito barcelonés de Nou Barris denunció que dos falsos operarios del gas habían entrado en su domicilio y, tras distraerle, le robaron dos ordenadores portátiles.

Estos dos grupos eran independientes, pero uno de ellos actuaba bajo las órdenes del cabecilla, ubicado en una pequeña población de Toledo, que también robaba en otras ciudades de España como Madrid, Valladolid, Santander, A Coruña o Valencia.

¿Cómo actuaban?

El modus operandi era siempre el mismo. Primero, llamaban por teléfono a sus víctimas potenciales. Fingían ser trabajadores de las administraciones públicas que informaban sobre la visita de un técnico del gas en los próximos días. Cuando se personaban en el domicilio, realizaban otra llamada que distraía a los ancianos mientras el técnico tenía vía libre para buscar por la casa.

Ante la desconfianza de algunos de los estafados alegaban que en caso de no realizarse la revisión se verían obligados a cortar el suministro, así que muchos de ellos se veían obligados a aceptar para no quedarse sin calefacción. La media de edad de las personas afectadas es de 85 años.

La operación ha tenido la colaboración de la Guardia Civil para aquellas bandas que actuaban fuera de Cataluña.