Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Agentes en una operación contra una banda criminal / MOSSOS

Los Mossos acaban con una banda especializada en robos en urbanizaciones de lujo

Los supuestos miembros de la organización criminal huyeron de España y volvieron a entrar tiempo después para evitar ser detenidos

4 min

Los Mossos han denetido a seis personas que, presuntamente, pertenecen a un grupo criminal especializados en robos en viviendas de lujo de Cataluña. La investigación comenzó en la primera mitad de 2019, aunque los arrestos han tenido lugar a principios de julio de este año. Los sospechosos huyeron del país cuando la policía preparaba un operativo para detenerlos, estuvieron meses fuera de España y volvieron tiempo después para insistir en su actividad ilegal. 

La policía catalana tuvo conocimiento de esta banda mediante la denuncia de un robo en una urbanización de alto poder adquisitivo en Barcelona. El mismo domicilio fue objeto de una tentativa de robo dos meses antes, por lo que los Mossos relacionaron ambos actos. En la última ocasión, los ladrones consiguieron abrir una caja fuerte de grandes dimensiones en poco tiempo y sustrajeron objetos de alto valor. Lo que hizo que los agentes fueran conscientes del "alto grado de especialización" de la banda. 

Robos en casas de lujo en Barcelona y Girona

La investigación policial consiguió localizar el vehículo utilizado por los ladrones y, a través de él, constataron que estas personas eran sospechas de haber cometido otros robos similares en urbanizaciones de alto nivel del Maresme y el Gironès. Los Mossos comenzaron a organizar una operación para detener a los presuntos implicados en junio de 2019, pero estos "abandonaron el país con documentación falsa". 

Nada se supo de ellos hasta inicios de febrero del año actual, cuando el cuerpo policial detectó "la presencia de personas relacionadas con el grupo investigado" en Cataluña. Además, también habían vuelto a producirse "nuevos robos en domicilos de alto standing que seguían el mismo patrón" utilizado un año antes. Entonces determinaron que siete personas formaban parte de un grupo criminal especializado en robos en domicilios.

Cada miembro tenía su tarea

Los Mossos han incidido en la alta especialización que la organización había alcanzado para llevar a cabo las entradas ilegales en las viviendas. Cada uno de los miembros de la banda "tenía asignada una tarea muy concreta durante el asalto": uno daba apoyo logístico, otro era el conductor y los cinco restantes eran los autores materiales del delito. Además, una octava persona residente en Barcelona recibía el material y "se encargaba de darle salida". 

Gracias a la colaboración internacional con otras policías a través de Interpol, se relacionó a estos presuntos ladrones con una persona que cumple condena en Bélgica. Fue encarcelado por ser el autor de un robo con fuerza.

Intentaron escapar de nuevo

Los Mossos tuvieron constancia de que parte del grupo se disponía a huir en cuanto las fronteras españolas --cerradas por la pandemia de coronavirus-- volvieran a estar abiertas. Para impedirlo, habilitaron un operativo en el aeropuerto de Barcelona-El Prat  y cuatro presuntos miembros de la organización criminal fueron detenidos el 2 de julio.

Ese mismo día también detuvieron a otro miembro del grupo en Blanes (Girona), donde se encontraron varios de los objetos robados, ropa usada en los asaltos y documentación falsa, y al día siguiente se habilitó un segundo dispositivo que permitió detener a una sexta persona. Cuatro de los arrestados han ingresado en prisión preventiva y el resto está en libertad con cargos. Los Mossos no descartan nuevas detenciones