Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Un trabajador del Banco de Alimentos de Barcelona prepara comida para entregar / FLAMINIA PELAZZI - BANC DELS ALIMENTS

Bancos de Alimentos de Cataluña repartirán 528.238 kilos de comida a afectados por la pandemia

La donación de 559.932 euros por parte de aseguradoras permitirá ayudar a paliar las consecuencias económicas del coronavirus en personas con rentas bajas

2 min

Los Bancos de Alimentos de Cataluña repartirán 528.238 kilos de comida para paliar las consecuencias económicas de la pandemia del coronavirus. Esta ayuda es posible gracias a la donación de 559.932 euros que han realizado varias aseguradoras a la Federación Española de Bancos de Alimentos (Fesbal).

Según ha detallado Fesbal en un comunicado, en la provincia de Barcelona distribuirá 287.393 kilos tras recibir una donación de 304.637 euros; en la de Girona, 97.881 kilos tras recibir 103.754 euros; en la de Tarragona, 84.912 kilos con 90.006 euros; y en la de Lleida, 58.052 kilos con 61.535 euros donados.

3,6 millones de kilos por toda España

Los fondos que ha aportado el sector asegurador, coordinado por la Unión Española de Entidades Aseguradoras y Reaseguradoras (Unespa), permitirá repartir 3,6 millones de kilos de alimentos y otros productos de primera necesidad por todo el país.

"Es fundamental que nadie se quede atrás por culpa de la crisis social y económica provocada por el Covid. El deseo del seguro es que salgamos juntos de esta, como una sociedad cohesionada. Que podamos afrontar el futuro con seguridad y confianza", sostiene la presidenta de Unespa, Pilar González de Frutos.

Perfil de receptores ampliado

De este modo, las entidades han explicado que los receptores de estas ayudas ya no solamente serán personas de rentas bajas, sino que se ha ampliado el perfil a raíz de la situación generada por la pandemia del coronavirus.

Por ello, actualmente acuden a recibir estos alimentos ciudadanos de rentas medias-bajas, de hogares monoparentales, parejas jóvenes, trabajadores que se encuentran afectados por expedientes de regulación de empleo temporales o definitivos (ERTE y ERE) y profesionales autónomos cuya actividad ha caído de forma drástica.