Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Una mujer mira los resultados de una prueba de embarazo / CEDIDA

Baja reserva ovárica: cómo afecta a la fertilidad y al éxito o fracaso en reproducción asistida

Entre un 15% y un 20% de parejas en edad reproductiva tienen dificultades para lograr un embarazo en España; los motivos son múltiples

8 min

Más de un millón de personas menores de 40 años tienen en nuestro país problemas para tener hijos. Según la Sociedad Española de Fertilidad, se estima que en España existen entre un 15% y un 20% de parejas en edad reproductiva con dificultades para lograr un embarazo. Existen multitud de factores que afectan a la fertilidad. Entre ellos está la baja reserva ovárica, que afecta a aproximadamente el 10% de las mujeres.

“Las mujeres nacemos con un número delimitado de óvulos, que empezamos a “gastar” desde el mismo momento que venimos al mundo. Al nacer, tenemos aproximadamente un millón de ovocitos inmaduros (que serán los futuros óvulos). Y en la pubertad esa cantidad baja hasta 300.000 aproximadamente, pero realmente sólo serán ovulados unos 300 durante nuestros años reproductivos, ya que la mayoría de nuestros óvulos se atresiarán (morirán) en cada ciclo”, explica Antonia González, embrióloga y CEO de Onêt fertilidad.

Una pareja mirando el mar. Estudios sobre la fertilidad del hombre y la mujer / PIXABAY
Hasta un 20% de parejas tiene problemas de fertilidad / PIXABAY

“Podemos conocer nuestra reserva ovárica realizando dos pruebas: una analítica de sangre midiendo la hormona Antimulleriana (HAM) junto con una ecografía vaginal contando los folículos que hay en cada ovario los primeros días del ciclo menstrual, lo que llamamos ecografía de recuento de folículos antrales. Se considera una reserva ovárica normal cuando los valores se encuentran entre 0.7 ngr/ml y 2.9 ngr/ml”, sostiene Antonia González.

Causas

A pesar de que la baja reserva ovárica se relaciona de forma habitual con la edad, lo cierto es que cada vez hay más mujeres de menos de 35 años que se encuentran de frente con este problema. “El 90% de las veces de baja reserva ovárica por debajo de 35 años es de causa desconocida. Dentro de las cosas conocidas existen causas genéticas, como por ejemplo la premutación del Síndrome X frágil, que es una mutación en el cromosoma X y que produce un descenso de la reserva ovárica acelerado. Otras de las causas son, por ejemplo, los tóxicos ambientales, los disruptores endocrinos, los pesticidas usados en la agricultura. También los tóxicos sociales, como el tabaco, el alcohol, etc. Asimismo, nos encontramos con causas autoinmunes o inmunitarias”, detalla el Dr. Carlos Dosouto, ginecólogo especialista en medicina reproductiva en la Fundació Puigvert.

¿Infertilidad?

Una baja reserva ovárica, sin embargo, no siempre supondrá necesariamente un problema para lograr un embarazo de forma natural. “La reserva ovárica es una fotografía puntual del número de óvulos que permanecen en los ovarios de la mujer. Es un valor numérico cuantitativo, no cualitativo, con lo cual, de forma puntual, determinar el número de óvulos que le queda a una mujer no es sinónimo de la probabilidad de embarazo de forma natural, en especial en mujeres jóvenes, que pueden tener pocos, pero de calidad”, puntualiza el Doctor Dosouto. “Así que es fundamental no alertar excesivamente a una mujer joven con baja reserva, porque esto no quiere decir que ella no consiga un embarazo en breve. Diferente es cuando vemos una baja reserva en una mujer que lleva mucho tiempo buscando y no se queda embarazada”, añade.

Mujer con dudas sobre embarazo y fertilidad / PIXABAY
Mujer con dudas sobre embarazo y fertilidad / PIXABAY

La reserva ovárica no significa infertilidad per se, ya que el tener menos óvulos implica que tienes menos, pero no significa que no tengas, ojo, ni que sean de mala calidad. La hormona antimulleriana en ningún caso nos da información de la calidad de los óvulos. La reserva ovárica es un marcador predictivo de nuestra fertilidad, pero no debemos olvidar que no es el único ni el más importante”, insiste la embrióloga Antonia González.

Un tema de cantidad, pero también de calidad

Así, “una mujer con baja reserva ovárica, pero joven, es más probable que acabe en un embarazo que una mujer con una reserva ovárica normal, pero con una edad muy avanzada para lograr embarazo. ¿Por qué? Porque al final no es solo un tema de cantidad, sino de calidad. Es la capacidad que tendrá el ovocito de dar lugar a un hijo sano. Y esta capacidad es mayor cuanto más joven sea la chica”, apunta el Doctor Carlos Dosouto.

Si una mujer que no logra embarazo natural acaba en un tratamiento de fecundación in vitro, “una baja reserva ovárica hará que tenga menos potencial y una menor probabilidad acumulada de embarazo. ¿Por qué? Porque al tener una baja reserva ovárica obtenemos menos ovocitos, potencialmente tenemos menos embriones y tenemos menos intentos de embarazo. Con lo cual, lo que se llama la tasa acumulada de embarazo disminuye cuanto menor sea la reserva ovárica de la mujer. Si los tratamientos de fecundación con los propios óvulos fallan, la mujer acaba en una ovodonación”, cuenta este ginecólogo.

Alta probabilidad de ovodonación en mujeres de más de 38 años

“En mujeres de entre 35 y 37 años, sólo acabarán en ovodonación entre un 20% y un 30%. Entre los 38 y los 41 años, podemos hablar de entre un 50% y 60% que tendrán que recurrir a la donación de óvulos. Superados los 42 años, estaríamos hablando de entre un 80% y un 90% de mujeres que deberán recurrir a esta técnica para lograr un embarazo”, señala el especialista en reproducción asistida de la Fundación Puigvert.

Una de las causa de infertilidad es la vulvovaginitis, una infección desconocida para muchas mujeres
Las causa de infertilidad son numerosas

Mejorar el valor numérico de la hormona Antimulleriana es imposible, aclara Dosouto, no hay forma de modificarlo. "De forma inexorable, con el tiempo va a ir disminuyendo la cantidad. No obstante, el estado de salud de la mujer sí que va a intervenir de forma global en la probabilidad de embarazo. Con lo cual, si una mujer con baja reserva ovárica mejora su estilo de vida, deja de fumar, deja el alcohol, disminuye el consumo de café, té, de chocolate e intenta comer mucha verdura, pescado, fruta, hace deporte, tener un buen control de su peso, etc., mejorará su fertilidad, tanto natural como sus probabilidades de éxito en técnicas de reproducción asistida. De hecho, nosotros actualmente, mediante una beca del Instituto Carlos III, estamos tratando de demostrar precisamente esto: que mejorar el estilo de vida de las mujeres previo a una técnica de reproducción asistida ayuda a lograr una mejora global de la fertilidad”, concluye.