Menú Buscar
Rocío Cebrían (i), subdirectora asistencial de Vall d'Hebron, junto a Magda Campins, directora de Medicina Preventiva / CG

Ocho bebés más tienen la 'superbacteria' mortal en Vall d'Hebron

El hospital barcelonés detectó la 'Klebsiella pneumónica' el 12 de abril, hasta las muertes de los dos neonatos no ha cerrado parcialmente su UCI neonatal

29.04.2019 19:16 h.
5 min

Ocho bebés más tienen la superbacteria que originó una infección mortal que acabó con la vida de dos niños prematuros en el Hospital Vall d'Hebron de Barcelona los días 19 y el 24 de abril. 

El mayor hospital de Cataluña ha admitido hoy que ocho recién nacidos más presentan el microorganismo Klebsiella pneumoniae. Todos ellos están en la UCI de Neonatología. ¿Corren riesgo? "De momento, hemos hecho cultivos y detectado que todos tienen la bacteria en su aparato digestivo. Aunque ello no quiere decir que su salud esté en peligro, pues no presentan patologías", ha explicado Magda Campins, directora del servicio de Medicina Preventiva y Epidemiología. ¿Cómo se infectaron? "Los neonatos tienen un tubo digestivo estéril. Es habitual que en los hospitales lo contraigan por contaminación cruzada", ha agregado la misma facultativa. 

Lo sabían desde el día 12

Pese a defender en todo momento su gestión, la doctora Campins, junto a la doctora Rocío Cebrían, directora asistencial del hospital de alta complejidad, han admitido otros dos hechos. Uno, previo a las dos trágicas muertes. "Se hizo la última analítica ambiental el día 24 de abril. El día 12 se había hecho un test previo. En este primero ya se detectaron dos pacientes colonizados con Klebsiella", ha reconocido la primera profesional. 

El gerente de Vall d'Hebron, Vicente Martínez (3i), en una visita a Neonatología / CG

El gerente del Hospital Vall d'Hebron, Vicente Martínez (3i), en una visita a Neonatología / CG

El otro elemento es posterior. ¿Por qué mantuvo el hospital a los niños juntos, en incubadoras contiguas? "Porque la contiguidad no se considera factor de contagio. Dentro de una incubadora, los bebés están protegidos. A ello se le une que cuando se detecta que un enfermo está colonizado, se activa un protocolo de extrema higiene para el personal", ha defendido la doctora Campins. "Más que un foco común, es mucho más probable que la transmisión haya ido de un paciente a otro con la contaminación de superficies o objetos comunes entre pacientes", ha señalado. Se trataría de catéteres o aparataje quirúrgico o hospitalario que comparten los niños. Este material se ha confinado al box afectado que, han destacado, está cerrado. 

Pese a los ocho niños portadores de Klebsiella, la cúpula de Vall d'Hebron se muestra confiada en que el riesgo ha finalizado. "Ninguno de los ocho casos es tan extremo como el de los dos pacientes fallecidos, que presentaban pesos de 480 y 680 gramos y patologías existentes intestinales. En un caso, además, respiratoria", han subrayado. "La UCI neonatal funciona con normalidad salvo por el box afectado donde los niños, además, portan la bacteria pero no han desarrollado patologías", ha insistido la doctora Campins. 

Tasa de supervivencia del 80%

Cabe recordar que los dos bebés nacidos el 15 y el 19 de abril fallecieron como consecuencia de una sepsis o reacción súbita del sistema inmunológico del organismo a la presencia de un microorganismo. La septicemia se desencadenó como consecuencia de una infección del tracto intestinal, que liberó la bacteria Krebsiella al riego sanguíneo de los pequeños. Ello, unido a la fragilidad de los recién nacidos, provocó que ambos perdieran la vida. 

Estos dos casos se unirán a una corta pero trágica lista de episodios de muerte de bebés por infección bacteriana en el mayor hospital de Cataluña. El centro sanitario declara diez fallecimientos de prematuros al año, una cifra muy reducida si se tiene en cuenta que su servicio de Neonatología atiende a 45 bebés al día --ahora mismo cuida a 20 en la UCI infantil y 25 en semicríticos-- y 650 al año, de los cuales 150 nacieron antes de tiempo. La tasa de supervivencia para los menores de escaso peso es del 40% en España. Alcanza el 80% en el Hospital Vall d'Hebron, cuyo servicio neonatal es de referencia en el país.