Menú Buscar
Un joven circula por un carril bici en Barcelona / CG

Barcelona se desentiende de la matriculación y los seguros para bicis

Sostiene que es competencia de la Dirección General de Tráfico, que a su vez señala al consistorio como responsable

2 min

El voto en contra del Gobierno de Ada Colau a la identificación de sus bicicletas en L'Eixample barcelonés no es debido a que no comparta la iniciativa propuesta por Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), sino a la falta de competencias para llevarla a cabo.

Ese es el argumento que una portavoz del Ayuntamiento de Barcelona ha explicado a Crónica Global ante la pregunta de por qué no apoya que las bicicletas estén matriculadas y deban tener un seguro de responsabilidad civil a terceros como condiciones para circular.

Solución incierta

“En el tema de la matrícula no nos hemos posicionado porque no está del todo claro que sea una buena solución”, argumentan las fuentes municipales. Hacen alusión a otros países que cuentan con esta medida y que no han logrado combatir los conflictos entre bicicletas, viandantes y demás vehículos.

Sobre la obligatoriedad del seguro, el consistorio asegura que no tiene competencias y señala a la Dirección General de Tráfico (DGT) como principal responsable.

Tampoco la DGT

Sin embargo, la propia DGT se desvincula de cualquier relación con esta propuesta. “Es una medida muy concreta y nosotros no podemos meternos en estos temas. Todo lo que se decida en el ámbito urbano depende de una ordenanza municipal”, ha asegurado una portavoz de la entidad. La misma que sostiene que las únicas competencias de la DGT se dan en el ámbito interurbano.

La iniciativa se aprobó este martes en el Pleno del distrito de L'Eixample y la presentó el grupo de ERC. Contó con los votos a favor de Ciudadanos, PDECat y PP, la abstención de la CUP y el único voto en contra del Gobierno de los comunes.

El siguiente paso será que el distrito inste a la concejalía --ya que, por sí mismo, no tiene competencia-- a que se lleve a cabo la medida y se cumpla en toda la capital catalana.