Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El teniente de alcalde de seguridad del Ayuntamiento de Barcelona, Albert Batlle / EP

El Ayuntamiento de Barcelona endurecerá el control anti-Covid en la ciudad

El teniente de alcalde del consistorio, Albert Batlle, ha anunciado que la Guardia Urbana pasará "de una fase de información y acompañamiento a otra de advertencia y sanción"

4 min

El Ayuntamiento de Barcelona se pone las pilas y anuncia que endurecerá el control en la ciudad. En palabras del teniente de alcalde de Prevención y Seguridad, Albert Batlle, desde este viernes 30 de octubre, la Guardia Urbana pasará "de una fase de información y acompañamiento a otra de advertencia y sanción".

El objetivo no es otro que el de lograr que la ciudadanía cumpla las restricciones anti-Covid después que el Govern de la Generalitat haya anunciado un cierre perimetral de Cataluña durante 15 días, y de todos los municipios catalanes los fines de semana de este periodo.

La rigurosidad de la Guardia Urbana

"Hemos pasado de una fase de información y acompañamiento a otra de advertencia y sanción", ha asegurado Batlle en una rueda de prensa concedida junto a la concejal de Salud y presidenta de la Agencia de Salud Pública de Barcelona, Gemma Tarafa.

Batlle también ha subrayado que la Guardia Urbana "es y será rigurosa en hacer cumplir las normas" y ha reiterado que su función será "advertir y sancionar". Además, el teniente de alcalde ha hecho especial hincapié en que no se permitirán los botellones.

Los objetivos de las sanciones

Concretamente, el Ayuntamiento de Barcelona se centrará en los botellones, en la gente que camina por la ciudad sin usar la mascarilla y las fiestas no autorizadas ni "los picnics en espacios públicos". Exactamente, las situaciones que han denunciado los barceloneses durante semanas.

Batlle también ha asegurado que habrá un control de aforo en algunos parques y "si es necesario se harán cierres de parques y playas". En este sentido, ha anunciado medidas para controlar el espacio público, impedir concentraciones de más de seis personas y evitar ocupaciones intensivas en los parques, de los cuales diez serán sometidos a un control directo --especialmente Montjuïc--.

Controlarán la restricción de movimientos

En cuanto al control perimetral de Barcelona, que empieza a las seis de la mañana del viernes 30 de octubre en toda Cataluña, los agentes de la Guardia Urbana controlarán las rondas y los accesos a los túneles de Vallvidrera. Además, patrullas de los Mossos d'Esquadra controlarán las zonas limítrofes junto a agentes de la urbana.

Lo que seguirá desprotegido, tal y como ha asegurado Batlle, es el transporte metropolitano. El teniente de alcalde de Seguridad ha reconocido que esta tarea no se podrá llevar a cabo a causa de las dificultades que representa el controlar la extensa red de metro y autobuses. Por ello, ha pedido de nuevo la colaboración ciudadana.

La situación epidemiológica de Barcelona

Gemma Tarafa ha recordado que Barcelona tiene una incidencia acumulada superior a 550 por cada 100.000 habitantes, cuando hace cuatro semanas estaba por debajo de 200, y el 50% de las plazas de las uci están ocupadas por enfermos de Covid-19.

La concejal de Salud ha pedido la colaboración del sector privado sanitario, tanto de hospitales como de laboratorios, y el refuerzo de la atención primaria, con profesionales y espacios. "Antes de desprogramar operaciones hay que intentar derivar más casos a la privada y a sus uci", ha dicho Tarafa al recordar que el 80% de los casos que ingresan en cuidados intensivos lo hacen en hospitales públicos y concertados.

Destacadas en Vida