Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Unos operarios retiran el cuerpo de un muerto en una vivienda / EUROPA PRESS

Los avisos por fallecimientos en el hogar crecieron el 174% en marzo en Cataluña

El número de estas llamadas a Mossos también han aumentado durante abril y las primeras semanas de mayo, aunque en menor medida

3 min

Los Mossos d'Esquadra recibieron, entre el 13 y el 31 de marzo, 532 avisos por personas que fallecieron en domicilios. En las dos primeras semanas del estado de alarma por el coronavirus, el número de este tipo de llamadas se disparó un 174% respecto al mismo periodo del año anterior --en aquel momento fueron 194 avisos--.

El crecimiento también se ha reflejado en abril y en la primera quincena de mayo, aunque en mucha menor medida que en las semanas finales del tercer trimestre de 2020.  

Crecimiento en abril y mayo

Los datos señalados por la Consejería de Interior --de la que dependen los Mossos-- apuntan que entre el 1 de abril y el 2 de mayo se realizaron 492 avisos en las que se informaba que una persona había fallecido en una vivienda. El año anterior, entre esas mismas fechas, fueron 346 llamadas de alerta, lo que indica un alza del 42% entre uno y otro periodo. 

También se han ofrecido datos de las dos primeras semanas de mayo que reflejan la moderación de estos porcentajes de crecimiento. Entre el 3 y el 13 de mayo de 2019 se hicieron 119 avisos de fallecimientos en edificios, mientras que un año después fueron 139 casos, un 16,8% más. 

No todas son muertes por coronavirus

Las muertes en el hogar en las dos primeras semanas de marzo coincidieron con un momento en el que la pandemia de SARS-CoV-2 incidía en la población catalana y española. Sin embargo, Interior de la Generalitat no ha especificado cuántas de ellas se asocian a este virus

También es de destacar la complicada situación a la que hacían frente los hospitales catalanes durante aquellas fechas, en las que las maratonianas jornadas de sus profesionales iban ligadas a la gran cantidad de pacientes a los que tratar y, con ello, a la saturación de los centros sanitarios.

'Triaje' de pacientes

En aquellas mismas fechas fueron en los que los hospitales reconocieron que se llegaron a priorizar a cierto tipo de pacientes --aquellos que tenían más probabilidad de sobrevivir-- frente a otros. Una situación extrema que ha llegado, incluso, a los tribunales. 

Una familia de Viladecans ha interpuesto la primera denuncia en Fiscalía por descarte de personas de edad avanzada en un hospital de Cataluña durante la pandemia. Se han querellado penalmente contra la patronal Consorci de Salut i Social de Catalunya (CSSC), al que acusan de vetar la administración de antibiótico contra el coronavirus a una anciana que acabó perdiendo la vida por una neumonía severa.