Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Carretera de entrada a la T1 del Aeropuerto de El Prat (Barcelona) / EP

Aumentan un 16% los accidentes graves de moto en Cataluña en 2020

El estudio del RACC registra 101 muertes en las carreteras a pesar del descenso de la movilidad por la pandemia

Carlos Manzano
4 min

Menos movilidad por las restricciones del coronavirus, pero más accidentes graves en moto. Así ha concluido el estudio EuroRAP presentado por el RACC este jueves. La pandemia ha reducido las víctimas mortales un 40%, relacionado con el descenso de la movilidad en un 26%. No obstante, los accidentes con motos implicadas aumentan un 16% en 2020, siendo un total del 43% de todos los incidentes graves o mortales de las carreteras catalanas.

Las víctimas mortales se han reducido en la última década (2010-2020) un 25%, con un estancamiento en el año 2014 que no ha permitido lograr el objetivo de disminución del 50% acordado con la Unión Europea. El Covid-19 ha hecho aproximarse a ese dato, con un 40% de accidentes mortales menos en 2020. El estudio, sin embargo, ha registrado 101 personas fallecidas en las carreteras. Alrededor del 30% correspondían a colectivos de riesgo: 21 motoristas, 7 ciclistas y 9 peatones.

El Vallès Occidental: comarca con más riesgo

La carretera de la Arrabassada (BP-1417), entre Barcelona y Sant Cugat del Vallès, vuelve a ser un año más el tramo de las carreteras catalanas con más riesgo de accidentes. En los últimos tres años se han producido 14 incidentes graves, estando involucrado en el 80% de los siniestros una moto. Por otro lado, la C-58 entre Barcelona y Cerdanyola del Vallès es por quinto año consecutivo la que más siniestros graves registra, con 19 graves y mortales.

Xavier Flores, director general de Infraestructuras de Movilidad de la Generalitat, garantiza que van a destinar 900.000 euros en la mejora de la carretera de la Arrabassada para que deje de ser la carretera más peligrosa de Cataluña. El presupuesto, asegura Flores, “se aprobará en diciembre y se licitará durante el mes de enero”.

Lleida tiene las peores carreteras

Respecto al recuento provincial, el estudio realizado por el RACC en colaboración con el Servicio Catalán de Tráfico, la Diputación de Barcelona y la Generalitat desvela que en los últimos tres años el riesgo ha aumentado en todas las provincias excepto en Lleida. No obstante, el 36% de las carreteras ilerdenses sigue manteniendo una peligrosidad alta o muy alta.

Tarragona es la demarcación con menos kilómetros de peligrosidad en la red viaria, con un 24%, aumentando cuatro puntos respecto a 2017. Barcelona y Girona suben un punto, con un 29% y un 28% de riesgo alto o muy alto, respectivamente. De media, el 30% de todas las carreteras catalanas tiene un riesgo elevado de que se produzca un accidente grave o muy grave.

El RACC llama a utilizar fondos europeos

Josep Mateu, presidente del RACC, hace un llamamiento a las administraciones públicas para “aprovechar” los fondos europeos de recuperación y mejorar las infraestructuras catalanas. “Con la tecnología podremos crear una red viaria digital para reducir la siniestralidad en las carreteras”, asegura, como parte esencial para revertir los datos presentados este jueves en el estudio EuroRAP.

Destacadas en Vida