Menú Buscar
La Asociación de Víctimas del Metro 3 de Julio organiza en 2014 la concentración mensual de recuerdo a las 43 personas que murieron en el accidente de Metrovalencia de 2006 / EFE

La Audiencia Provincial de Valencia reabre la causa del accidente del metro

El juez de instrucción archivó el caso por tercera vez en mayo, pero la Fiscalía y las víctimas han conseguido que se siga investigando

2 min

La justicia reabre por tercera vez la causa del accidente del metro de Valencia, suceso en el que fallecieron 43 personas y otras 47 quedaron heridas en 2006. La juez de instrucción 21 volvió a archivar el caso en mayo, pero la Fiscalía y la Asociación de Víctimas 3 de julio han conseguido que se siga investigando.

En este contexto, la Audiencia Provincial de Valencia ha ordenado al juzgado instructor que reabra la causa del accidente de la Línea 1 de Metrovalencia, ocurrido el 3 de julio de 2006. Le pide a la jueza instructora que llame a declarar a los investigados en la causa --entre ellos la exgerente de FGV Marisa Gracia-- y que, de no ser necesarias nuevas diligencias, vaya a juicio. Ello ocurre después del tercer archivo del caso.

Los investigados

En este listado de investigados se encuentran los exdirectivos de esta empresa pública Juan José Gimeno Barberá, Vicente Antonio Contreras Bornez, Manuel Sansano Muñoz, Francisco García Sigüenza, Sebastián Argente Cuesta, Luis Miguel Domingo Alepuz y Salvador Orts Pardo.

Asimismo, la sala rechaza por innecesarias las restantes diligencias solicitadas por las acusaciones.

Un largo camino

La investigación por el accidente del metro se archivó a petición de la Fiscalía en diciembre de 2007. Esta decisión fue confirmada por la Sección Primera de la Audiencia Provincial en mayo de 2008, pero en enero de 2014 la Audiencia, en este caso la Sección Segunda, ordenó la reapertura a petición de la Fiscalía.

Posteriormente se archivó en marzo de 2015, se reabrió nuevamente en octubre y volvió a ser sobreseída en mayo de 2017, dado que la juez instructora descartó que existieran responsables penales y, al no ver acreditado que en el siniestro "tuviese incidente un fallo o mal estado del material móvil o de la infraestructura", lo dejó en el cajón.