Menú Buscar
Una foto de archivo de Jordi M.G. escoltado por los Mossos d'Esquadra / EP Audiencia

La Audiencia de Girona confirma cárcel para el presunto autor del crimen de Susqueda

La acusación particular y el fiscal del caso recuerdan que existe un elevado riesgo de fuga por lo que el juez ha decidido mantener al Jord M.G. en prisión

5 min

La Audiencia de Girona ha confirmado la prisión provisional dictada por el juez titular del Juzgado de Instrucción 2 de Santa Coloma de Farners para el presunto autor del doble crimen del pantano de Susqueda. El magistrado considera que hay indicios "sólidos" contra el acusado, Jordi M.G. Entre ellos, destaca que Jordi se encontraba en el pantano el día de la muerte de los jóvenes Paula M.P. y Marc H.L, donde se cree que ocurrieron los hechos.  

Los jóvenes se encontraban en la playa de la Rierica, hecho que se ha constatado gracias a una piedra hallada en la mochila de Marc, que corresponde a una masía derruida de la zona, así como también restos de vegetación y del mineral anfibol, autóctono de la zona. Asimismo, ve "indiscutible" que las víctimas realizaron un recorrido por la zona del pantano igual al que había realizado media ahora antes el presunto autor del doble asesinato con su Land Rover. 

Testigos de la zona

Además, el juez considera fundamentales las explicaciones de algunos testigos que residían en la zona. Jordi admitió que estuvo en la zona de la Rierica y en la masia abandonada e, incluso, que escuchó unos disparos, aunque declaró: "Sí que un día, y no sé si era ese 24, yo oí unos disparos, sí, esto sí que es verdad, pero yo estaba 'arran' de agua, pescando, y pensé que era del jabalí".

Aun así, una testigo que se encontraba en el lugar aseguró en su declaración que vio un coche blanco por la zona como el de Jordi, que además, aparece en una de las fotografías que tomó. 

Confesión en una celda

Otro de los hechos que tiene en cuenta el juez es una conversación que mantuvo Jordi M.G. con un compañero de celda el día 1 de marzo. En ella, el presunto autor del crimen aseguró que fue su hijo quien cometió el crimen y que él solo le ayudó a deshacerse de los cuerpos de la pareja, aunque el análisis del móvil del hijo ha concluido que ese día y esa hora se encontraba en la localidad de Sant Julià de Llor.

Jordi M.G. justificó su encubrimiento en que el hijo le dijo que después de haber matado a su madre --Jordi M.G. cumplió condena por asesinar a su exmujer-- "se tenía que comer lo que había pasado" porque él tenía mucha vida por delante y se lo debía.

Para la Audiencia, la conversación es "relevante" porque el interno aporta detalles y elementos de distintos hechos y circunstancias que no habían trascendido a la prensa, por lo que solo podían ser conocidos si la fuente era precisamente el investigado.

Riesgo de fuga

El pasado martes se celebró la vista en la Audiencia, donde el abogado de Jordi M.G., Benet Salellas, pidió su libertad provisional por falta de pruebas. Salellas alegó que la investigación no ha logrado determinar el arma del crimen ni el móvil del doble asesinato del pasado agosto: "No existe ninguna relación previa entre las víctimas y el investigado, y nadie los vio juntos y no hay ninguna prueba que acredite que estuvieron juntos".

Ante dicha petición, el fiscal del caso, Víctor Pallado, rechazó la petición y aseguró que el acusado es el único culpable del asesinato ya que no había nadie más en el pantano. Además, el abogado de la acusación particular, Carles Monguilod, se sumó al ministerio público y pidió que Jordi M.G. siga en prisión provisional, indicando que también existe riesgo de destrucción de pruebas como el arma del crimen o una mochila y los dos teléfonos móviles de las dos víctimas.

Por ello, la Audiencia constata que el riesgo de fuga se mantiene --Jordi M.G planeaba viajar a Colombia, donde vive ahora su mujer--, así como la reiteración delictiva y el riesgo de destrucción de pruebas al intentar influir en testigos, por lo que confirma y le mantiene en prisión.