Menú Buscar
Mossos d'Esquadra de la ARRO participan en el atentado de Las Ramblas de Barcelona / EFE

El simulacro real de los Mossos

Los agentes de la policía catalana se prepararon hace justo un año para un posible atentado terrorista

4 min

28 de julio de 2016. Diez de la mañana. Todos y cada uno de los Mossos d’Esquadra de las principales comisarías catalanas aguardaban atentos las indicaciones de sus superiores para hacer frente al operativo policial con el que simulaban un atentado terrorista.

Era la primera vez que la Policía de Cataluña ponía en práctica un simulacro de estas características en la capital catalana y los agentes desconocían los detalles de la operación. A la hora acordada, recibían el aviso de que dos coches con presuntos terroristas en el interior habían provocado una explosión en Barcelona.

‘Operación Jaula’

Uno de esos vehículos huía hacia el norte y, otro, hacia el sur. Se activaba entonces la llamada Operación Jaula, que blindaba todos los accesos de entrada y de salida de la ciudad y daba paso a un fuerte refuerzo de las medidas de seguridad en todo el territorio catalán.

La huida de los presuntos terroristas obligaba a ampliar el perímetro de búsqueda en puntos como el peaje de Martorell (Barcelona), entre otros. Los controles policiales se intensificaban y la conselleria del entonces titular de Interior, Jordi Jané, ponía a prueba la reacción de sus policías para saber si estaban preparados para defender el territorio ante un ataque yihadista.

Mismo operativo

El resultado del operativo fue satisfactorio: los agentes interceptaron el vehículo en los alrededores de Barcelona y detuvieron a los atacantes en apenas un par de horas. Era una reacción del Gobierno catalán a los atentados ocurridos en Niza días antes, en el que murieron 87 personas tras haber sido arrolladas por un terrorista que condujo un camión de carga hacia una multitud que celebraba el Día Nacional de Francia.

La historia se repetía exactamente de la misma forma este jueves en Las Ramblas de Barcelona. La diferencia estaba en que, esta vez, el atentado era real. Los Mossos buscaban a dos vehículos huidos hacia el sur, uno, y hacia el norte, otro. Fuentes policiales han explicado a este medio que los agentes actuaron en concordancia con el simulacro realizado hace un año y aplauden la actuación de los agentes.

Momentos caóticos

La coordinación con la Guardia Urbana de Barcelona, además, ha sido otro de los factores destacados por los mandos de ambos cuerpos policiales. La iniciativa de los policías que abatieron a los atacantes de Cambrils (Tarragona) fue bien acogida no solo por el sector policial sino también por la sociedad, que desde el momento del atentado se ha visto protegida y agradecida por el trabajo de los cuerpos de seguridad.

Otra cosa son los momentos de terror, descoordinación interna y falta de información que los propios agentes confiesan. Muchos tienen la sensación de haber vivido un caos permanente durante todo el dispositivo policial desplegado en el atentado de Las Ramblas de Barcelona. Pero si la pregunta es si el resultado de la actuación policial fue satisfactorio, la sensación general es que así es.

Destacadas en Vida