Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
manifestación feminista

Ataque a sucursales bancarias durante la manifestación feminista en Sant Gervasi

La movilización ha discurrido por las calles del distrito mientras las participantes proferían cánticos en favor de las mujeres y su lucha

2 min

Unas 2.000 jóvenes se han manifestado esta tarde en Barcelona en una movilización no-mixta en favor del 8M. Todo parecía más o menos tranquilo hasta que cuando eran cerca de las 20.30 un grupo de manifestantes han roto los cristales de una oficina de Santander ubicada en Via Augusta.

La manifestación ha empezado a las 19.00 cuando varias columnas de jóvenes se han encontrado en la plaza de Joaquim Folguera, donde se encuentra el Mercat de Sant Gervasi. Debido a que la convocatoria se había realizado días antes, la policía estaba informada, y 10 furgones de los Mossos aguardaban para ver si se descontrolaba la situación.

A por Vox

A las 20.00 de la tarde las manifestantes han comenzado su discurrir por el libertino de calles de este barrio acomodado de Barcelona. Su objetivo era claro: parece ser que querían llegar a la sede de Vox, ubicada en calle del Camp, cerca del lugar de reunión. Sin embargo, en su camino se han encontrado el paso cerrado con vallas y furgones, por lo que han seguido su pasacalle por la Bonanova en dirección a Via Augusta.

Durante la protesta se han podido escuchar algunos cánticos ya habituales en concentraciones feministas, como El violador eres tú. Durante su caminata algunas manifestantes han pintado escaparates, paredes y paradas de bus con consignas como Viva la lucha feminista o La noche es nuestra.

Ataque a entidades bancarias

En el momento en que las manifestantes se dirigían por Via Augusta hacia plaza Molina, un grupo ha roto los cristales de cada entidad bancaria que se encontraban a su paso, en un barrio en el que abundan las oficinas por su perfil socioeconómico.

Para evitar que se oyera el ruido que causa el vidrio al romperse, las demás mujeres que participaban proferían gritos y hacían ruido para que el acto vandálico pasara desapercibido para los Mossos que las escoltaban.