Menú Buscar
Ana Mari, en el Vall d'Hebron, víctima del ataque con ácido de su expareja / CG

El hombre que arrojó ácido a una mujer en Sant Feliu denunció al marido por intento de atropello

El atacante había mantenido una relación con la víctima que esta finalizó hace un mes, y desde entonces vigilaba su domicilio

3 min

El hombre que roció con ácido --sosa cáustica-- a Ana Mari, de 35 años, y a su hija de cinco, este lunes en Sant Feliu de Guíxols, había denunciado al marido de la víctima por un intento de atropello. También esta había acudido a una comisaría de la policía catalana por las coacciones que sufría por parte del hombre, con quien había mantenido una relación, a la que decidió poner fin el mes pasado. 

Tras el ataque, madre e hija sufren lesiones graves en el rostro, y el resto del cuerpo, y se encuentran ingresadas en la unidad de quemados del Hospital Vall d'Hebron de Barcelona. Fue el pasado 30 de mayo cuando el presunto autor, ahora huido, denunció a la pareja de la víctima por intentar arrollarlo con su vehículo, y lo acusaba --parte médico mediante-- de un delito de lesiones, según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TJSC).

Relación extramatrimonial

Ese mismo día, la mujer presentó otra denuncia contra el agresor por un delito de coacciones. En ese momento, el juez desestimó la orden de protección "porque no se daban las exigencias para adoptarla". La víctima mantuvo una relación extramatrimonial con el hombre ahora fugado, y por ello el magistrado se inhibió a favor del juzgado de violencia sobre la mujer. 

No es la única. En el juzgado 2 consta otro procedimiento por denuncias cruzadas entre los dos hombres por un delito leve de lesiones del pasado 8 de mayo. Contra el hombre hay dos causas abiertas, una por coacciones y, desde este martes, por el ataque con una sustancia abrasiva la pasada noche. 

Piedras contra el balcón

Según ha detallado la familia de la mujer, su agresor lanzaba piedras contra el balcón de la afectada y permanecía horas ante su domicilio para vigilarla a ella y a sus hijas de cinco y dos años. Ahora los Mossos d'Esquadra buscan al hombre para arrestarlo, por orden del juzgado de instrucción 3 de Sant Feliu, que también ha acordado una orden de protección para las víctimas mientras dure el procedimiento.