Menú Buscar
Un buscador de herederos trabajando / COUTOT-ROEHRIG

Fortunas perdidas: así trabajan los buscaherederos

María explica cómo recibió, 50 años después de abandonar España, el legado de una familiar de la que apenas tenía conocimiento

12 min

María (nombre ficticio) es una mujer nacida en España que lleva medio siglo viviendo fuera de nuestras fronteras. Lleva una vida tranquila en Génova (Italia) y, durante este tiempo, ha mantenido una sucinta relación con su familia. Nunca se esperó, tal como ella relata, que un día se pondrían en contacto con ella para comunicarle que era la heredera legal de una fortuna que había quedado sin adjudicar.

Es una historia inverosímil, pero real. Un equipo de buscaherederos la contactaron tras un largo proceso de investigación a través del árbol genealógico de la fallecida, que murió sin descendencia y cuya hermana --la madre de María-- constaba como desaparecida en Asturias. En realidad, descubrieron que había huido durante la Guerra Civil, un suceso muy común en las familias españolas y que los bufetes de abogados aprovechan para expandir sus líneas de negocio.

Genealogista sucesorio

El nombre real de la profesión de los que contactaron con María es genealogista sucesorio. Es una figura legal ampliamente extendida en Francia que llegó a España de la mano de Coutot-Roherig, una empresa que lleva desarrollando este servicio desde finales del siglo XIX. La filial española de esta firma se estableció de forma física en 2012, pero a nivel de búsqueda de herederos ya trabajaban en el país mucho antes, tal como explica el director de la empresa en España, Marco Lamberti. "Llevamos realizando investigaciones en suelo español desde hace 50 años", asegura, "los movimientos migratorios entre Francia y España han sido constantes y teníamos muchos casos en los que los fallecidos tenían raíces españolas".

buscador herederos coutot

Marcos Lamberti, director de Coutot-Roherig España, con una genealogista de su equipo / COUTOT-ROHERIG

El trabajo de este equipo se basa en resolver expedientes de herencias ab intestato, es decir, herencias que quedan sin adjudicar por falta de testamento o anulación de este. Según datos del Consejo General del Notariado, un 40% de los españoles fallece sin haber repartido sus bienes en vida y, del total de los testamentos, entre el 10% y el 15% acabarán calificándose como nulos. En el caso de no ser localizados los herederos legítimos de tales bienes, acaban en manos de la Administración. 

En busca del heredero perdido

Lo más usual es que las investigaciones nazcan de terceros --desde abogados hasta empresas de tasación de fincas-- interesados en encontrar la titularidad de ciertas propiedades tanto de tipo económico, como por ejemplo cuentas bancarias de personas fallecidas, como inmuebles. España, según explican desde la compañía, cuenta con un "importante" número de "herencias desiertas". "En Francia, el ordenamiento jurídico impide que una herencia se quede en el limbo, que es lo que pasa en España", explica Lamberti, "hasta que alguien no la reclama o se interesa por ella, se queda en terreno de nadie". Eso sí, son finalmente los beneficiarios los que deciden si quieren o no el patrimonio que les corresponde. "Nosotros representamos a los herederos, pero ellos ejercen el derecho a reclamación", asegura.

Una persona firmando una herencia / EE

Una persona firmando una herencia / EE

Los casos nacionales, además, se complican por la propia historia reciente del país: la Guerra Civil y el posterior franquismo obligó a muchos a emigrar, por lo que en muchas ocasiones la investigación genealógica se convierte en una búsqueda internacional. La historia de cómo encontraron a María es una de ellas: no solo ella había huido del país durante la dictadura sino que su madre, de la que nadie parecía saber nada, había marchado a Brasil a causa del conflicto bélico y rehecho su vida allí.

Un expediente complejo

El de María fue un caso "complicado" en el que se creó un equipo ad hoc para su estudio. El tándem que lo investigó estaba compuesto por dos genealogistas de perfiles complementarios: Victorio Heredero, historiador especializado en los siglos XIX y XX, y Pascal Neveux, abogado. Investigaron el árbol genealógico de la cliente durante "unos cinco o seis meses" y su dificultad provino, sobre todo, de la dispersión de los familiares implicados. "Sabemos dónde empezamos, pero nunca dónde vamos a acabar", asegura Heredero. La investigación comenzó en Lugo, donde falleció la tía de María. Tenía cuatro hermanos de los cuales tres murieron sin descendencia y una constaba como desaparecida en Asturias. Sin embargo, la búsqueda internacional reveló una pista en Sao Paulo de la que podría ser esta cuarta hermana. 

mapa buscadores herederos

Mapa de líneas de seguimiento / COUTOT-ROHERIG

La mujer había fallecido también y, aunque tenía familia, esta no pudo heredar ya que vivían como pareja de hecho, una figura que no contempla la legislación brasileña en términos de legado. La investigación continuó, pues, por la genealogía siguiente. Cuando parecían haber encontrado a los elegidos, sin embargo, encontraron una pista que indicaba que la hermana de Brasil, en realidad, había huido dejando en España una familia. "Recopilando documentos jurídicos apareció la información de que se había casado y tenido dos hijos. Uno de ellos era militar y murió sin descendencia, la otra había entrado en un convento". La novicia era María, quien había abandonado la vida eclesiástica y que fue encontrada tras una visita al convento, donde encontraron una postal que les llevó hasta ella.

"Creía que era una estafa"

El equipo de Coutot-Roherig está acostumbrado a lidiar con la incredulidad de estos sucesores. "Al principio no tuve mucha confianza en lo que me decían", admite María, "no les conocía, casi no hablaba con mi familia y me hablaban de una herencia que podría ser mía... yo no quería saber nada". Sin embargo, la gran cantidad de información que sabían sobre ella y su familia, así como algo de investigación por parte de la contactada, acabaron por convencerla. "Me informé sobre ellos para estar segura porque, después de tanto tiempo sin relación con España, ¿cómo me iban a llamar desde allí? Creía que era una estafa. Al final, me convencieron enviándome documentos, eran claros, la cosa se veía seria". 

La empresa cerró en 2018 unas 140 herencias en España, con un promedio de 4 beneficiarios por herencia --es decir, unas 560 personas que recibieron el usufructo--. De las personas contactadas, alrededor del 70% rechazan, en un primer momento, su derecho a heredar guiados por la desconfianza. "En España no se reconoce la profesión y que el sucesor no viva en el país desde hace mucho tiempo no ayuda", un hecho al que se enfrentan, sobre todo, desde el punto de vista "jurídico" y con "transparencia": envían documentación genealógica, mantienen reuniones con los abogados de confianza de la familia e, incluso, se hacen cargo de los gastos de toda la investigación y la reclamación del legado hasta que el heredero lo recibe. Al final, "el 98 o 99% de los contactados acaban confiándonos la tramitación del caso". 

buscador herederos documentacion

Un buscador de herederos consulta documentación / COUTOT-ROHERIG

Beneficios porcentuales

Las ganancias de estos buscaherederos dependen de la cuantía de lo que los sucesores reciben al acabar todo el proceso, es decir, sus honorarios dependen del neto que recibe el cliente. Coutot-Roherig asegura que trabajan "solo si hay una parte que recibe el heredero", por lo que no tramitan herencias que generen pérdidas al usufructuario. "Hacemos un estudio previo para ver la viabilidad jurídica y la rentabilidad" de la cual se agencian entre un 10% y un 30%. A mayor caudal heredado, menor porcentaje para el equipo, ya que la cantidad es mayor.

La empresa refleja una facturación mundial de alrededor de 100 millones de euros. El peso de España sobre el volumen total del negocio es cercano al 4% y se centra, sobre todo, en actuaciones en la Comunidad de Madrid y en Cataluña. A pesar de no revelar el montante total de la filial española, Lamberti sitúa el 70% de la facturación española entre estas dos comunidades. Otras zonas muy importantes para la compañía son la frontera con Francia, Euskadi, Galicia y Asturias, lugares "de gran interés por los movimientos migratorios". Pero no solo de la historia vive la compañía: también cuentan con un número importante de investigaciones que provienen de segundas residencias y bienes de extranjeros en suelo español, sobre todo en la Costa Brava, las islas Baleares y Canarias, Alicante y Málaga. En la actualidad, cuentan con 750 expedientes activos en el territorio.