Menú Buscar
Campo de fútbol del colegio masculino La Farga, en Sant Cugat del Vallès.

Así son los tres colegios de elite que sublevan a la CUP

La Vall, La Farga y Bell Lloc, vinculados al Opus, acaparan las subvenciones de la Generalitat: 33 millones de euros

María Jesús Cañizares
3 min

El concierto educativo ha sido un tema tabú en las negociaciones entre Junts pel Sí y la CUP para investir presidente a Artur Mas. Los convergentes no quieren ni oír hablar de suprimir las subvenciones a escuelas –algunas de ellas, de elite–, algo que ERC fue incapaz de llevar a cabo cuando gobernó con el tripartito. Por su parte, los antisistema rechazan las ayudas a los centros privados, especialmente si segregan por sexos.

Este es el caso de La Vall, Bell Lloc y La Farga, colegios pertenecientes al Opus y que acaparan las subvenciones que concede la Consejería de Educación de la Generalitat, casi 33 millones de euros en los últimos cuatro años, según un estudio realizado por Anuari Mèdia.cat en base a datos del Diario Oficial de la Generalitat, de sindicatos y de partidos de la oposición.

El departamento catalán de Enseñanza no ha hecho públicos esos datos. La Ley de Educación de Cataluña (LEC) regula los conciertos educativos, que tienen el cuenta el número de alumnos para decidir las partidas económicas que se destinan a esos centros, que “preferentemente” deben garantizar la coeducación de alumnos y alumnas, pero no es una condición “sine qua non”.

"Ritmos madurativos"

La Vall es un colegio concertado ubicado en Sabadell (Barcelona), y ofrece todos los estudios desde la Guardería hasta el Bachillerato. Pertenece al grupo educativo Institución Familiar de Educación, vinculada al Opus, que cuenta con 13 escuelas en Cataluña y Baleares. Esta entidad, que atienden diariamente a cerca de 8.000 alumnos, agrupa a 5.000 familias y 700 profesionales. Solo aceptan niñas. Justifican la separación por géneros en que “los niños y niñas tienen diferentes ritmos madurativos, diversas psicologías e intereses. Son tan diferentes en ciertas cosas, sobre todo a ciertas edades, como para atender también de manera diferente”. La Vall está situada en Bellaterra, a menos de 10 kilómetros de Sabadell, Terrassa y Sant Cugat. El precio de matrícula es de 375 euros al mes. Se creó en 1973.

La Farga, creada en 1969, pertenece también a la Institución Familiar de Educación. Está situada en Sant Cugat del Vallès (Barcelona). El coste de matrícula es el mismo y, en este caso, solo admiten niños.

El Colegio Bell-Lloc, situado en Gerona, se creó en 1965. A excepción de la etapa de educación infantil, que es mixta, ese centro solo admite chicos y en 2008 amenazó con renunciar al concierto si le obligaban a matricular a niñas.

Abogan por la educación diferenciada por tratarse de un modelo que “está creciendo con fuerza alrededor del mundo”, sobre todo “en los países avanzados”. Añaden que esta forma de organización “ofrece las mismas oportunidades educativas, donde los dos sexos se benefician, en centros separados, del mismo curriculum, de unas instalaciones escolares de calidad y de un personal docente calificado”.