Menú Buscar
Whatsapp entre Camarón y Jaro en que el hablan del incendio a la cabaña de Juan Pita, su asesinato / CG

Asesinato de Juan Pita: Cortés en la cárcel y 'el Jaro', en busca y captura

'Crónica Global' aporta más indicios del complot para ejecutar el crimen de Santa Perpètua

26.04.2018 00:00 h.
3 min

Juan Cortés, de 27 años, asediado por la órdenes de detención y por la presión mediática, se entregó ante los Mossos d'Esquadra y se encuentra ya en la cárcel. Su amigo Jaro, sospechoso de ser coautor material del incendio que acabó con la vida de Juan Pita el 12 de enero, se encuentra en paradero desconocido y pesa sobre él una orden de detención. El tercer implicado, Camarón, fue citado por el juez y, tras declarar, quedó en libertad con cargos.

Todos los indicios apuntan a que este triunvirato está tras el crimen de Santa Perpètua de Mogoda (Barcelona). Tal y como adelantó Crónica Global, Cortés presuntamente acabó con la vida de Pita, padre de su exnovia, porque ésta no quiso volver a retomar la relación con él. Esta mujer, Andrea, de 23 años y madre de una niña de 3, está acogida en un centro de ayuda a mujeres maltratadas. Durante meses, fue víctima de brutales palizas por parte de su novio Juan Cortés.

Mensaje inculpatorio

Crónica Global aporta una whatsapp que demuestra que, pocas horas después del crimen, al menos dos de los implicados dejaron práctica constancia y testimonio de lo ocurrido. Camarón le dice a Jaro: “Jarillo la que has liado con el mechero, se ve desde aquí” (se entiende que se refiere a las llamas).

Jaro le responde: “No digas tonterías por aquí”. Y Camarón añade: “Lo que has hecho, que se ve desde aquí”. Esos mensajes escritos se cruzan el día 13 de enero, minutos después del incendio que calcinó a Juan Pita.

Whatsapp entre Camarón y Caro en que el hablan del incendio. Fuente: Sumario / CG

Whatsapp entre Camarón y Caro en que el hablan del incendio de la cabana de Juan Pita / CG

Este revelador mensaje consta en el sumario del caso del asesinato de Juan Pita que se instruye en los juzgados de Sabadell y que investigan los expertos de homicidios de la comisaría de los Mossos d'Esquadra de Granollers (Barcelona).