Menú Buscar
Marta Luisa de Noruega y su exmarido Ari Behn / EFE

Ari Behn, exmarido de Marta Luisa de Noruega, se quita la vida con 47 años

Su representante ha informado del fallecimiento a los medios de comunicación noruegos este jueves a través de un breve comunicado

3 min

"Con gran dolor en el corazón, los familiares más cercanos de Ari Behn informamos de que se ha quitado la vida. Pedimos respeto a nuestra vida privada de ahora en adelante". Con esta escueta nota ha comunicado Geir Håkonsund, representante de Ari Behn, el fallecmiento del que fuera marido de la princesa Marta Luisa de Noruega, que se ha suicidado a los 47 años.

La noticia ha sido recibida con sorpresa, además de con dolor, también por los reyes de Noruega, Harald V y Sonia, que en otro comunicado han mostrado su "gran pena" por lel fallecimiento de Behn, al que consideraron "una parte importante" de la Familia Real durante muchos años y del que conservan "buenos recuerdos".

"Un gran padre" y "un tío fantástico"

El Príncipe heredero Haakon y su esposa, la princesa Mette-Marit, por su parte, han resaltado que Behn era "un gran padre" y su muerte supone una enorme pérdida, además de mencionar que pare ellos era "un buen amigo, un familiar querido y un tío fantástico con el que compartimos grandes y pequeños momentos en la vida".

El escritor y pintor Ari Behn y Marta Luisa, primogénita de los reyes de Noruega, se casaron en 2002 y se separaron en 2016, en lo que fue el primero divorcio en la Casa Real noruega en dos siglos. Del matrimonio nacieron tres hijas: Maud Angelica (16 años), Leah Isadora (14) y Emma Tallulah (11).

Depresión tras el divorcio

Behn sufrió una intensa depresión tras su divorcio en 2016, como plasma en su último libro, Infierno, y su vida resultó igualmente complicada anteriormente, como señalaba él mismo hace tres años: "He vivido dos divorcios en mi vida. Mis padres se divorciaron cuando yo tenía 10 años y se buscaron nuevas parejas. Yo tuve que encargarme de mis hermanos, ya que mi padre desapareció. Es una situación que nunca hubiese querido que experimentaran mis hijas, pero es algo que les sucede a muchas personas".

A lo largo de su vida, no sufrió de depresión únicamente cuando se separó, sino que arrastraba problemas psicológicos desde hacía años que incluso le hacían temer por su relación: "Lo único que temo es que esta enfermedad me impida completar el proyecto que he empezado con mi esposa. Tenemos tres hijas y quiero que crezcan y se conviertan en personas independientes, inteligentes, con empatía y sentido de la realidad".