Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El conseller de Salud de la Generalitat, Josep Maria Argimon / EP

Argimon pide al Gobierno mantener los fondos Covid en 2022

El conseller de Salud adelanta que los niños podrían dejar las mascarillas a lo largo de este curso pero que aún habrá que utilizarlas al menos este otoño y el invierno

3 min

La Generalitat solicitará al Gobierno central que mantenga los fondos Covid para 2022 ya que “sería ingenuo pensar que no habrá virus el año que viene”, según ha manifestado el conseller de Salud, Josep Maria Argimon.

El miembro del Govern ha pronosticado en una intervención en Catalunya Ràdio que el próximo año el gasto relacionado con la pandemia será similar al de 2021, que ha estimado en una cifra entra 1.600 y 1.800 millones de euros. "Si este dinero no entra es ingenuo pensar que podemos volver a los presupuestos de 2019 y pensar que no ha pasado nada con la covid”.

Pronto sin mascarilla en clase

Argimon se ha mostrado optimista con la evolución de la pandemia al hilo de las nuevas medidas de prevención que han entrado en vigor en Cataluña y se ha mostrado partidario de poder empezar a dar la mano para saludar aunque sin olvidar que “es muy importante lavarse las manos a menudo”. Lo mismo es aplicable a empezar a besar a las personas del entorno más cercano.

Respecto al uso de las mascarillas en interiores, el conseller de Salud ha avanzado que los primeros en dejar de utilizarlas serán los niños en las aulas, algo que puede que sucede en este mismo curso.

Contrario al pasaporte Covid

“No es muy pedagógico dar clases con mascarilla. Entre quitarse la mascarilla en un teatro o en clase, primero será la clase”, ha explicado Argimon quien, no obstante, está convencido de que el uso de la mascarilla en espacios interiores aun será necesario durante el otoño y también en invierno.

También ha reiterado su posición contraria a la implantación del llamado pasaporte Covid, por lo que supone de recorte de derechos y libertades. De hecho, el Govern solo contempla la medida si se diera un repunte de casos para el ocio nocturno, las escuelas o la restauración, aunque tampoco se descartaría en grandes concentraciones como salas de concierto o campos de fútbol.