Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El 'conseller' de Salud, Josep Maria Argimon, cuestiona que los datos de listas de espera en otras comunidades sean "fiables" / EP

Argimon cuestiona que sean "fiables" los datos de otras comunidades en listas de espera

El 'conseller' de Salud saca pecho de la transparencia de la Generalitat respecto a otras CCAA

3 min

El conseller de Salud, Josep Maria Argimon, ha sacado pecho de la transparencia de la Generalitat en cuanto a los datos sobre las listas de espera en sanidad. De hecho, ha cuestionado que los números de otras comunidades autónomas “sean del todo fiables y transparentes”. Es por eso que cree que Cataluña tiene las listas más largas. 

Argimon lo ha dicho en respuesta a varias preguntas de la oposición en el pleno del Parlament. “Nosotros hacemos más del doble de intervenciones quirúrgicas que la Comunidad Valenciana, somos un millón de personas más y tenemos un 30% más de listas de espera”. Al igual que Madrid y Andalucía, de tamaño similar en cuanto a número de habitantes, ha añadido el consejero. 

Imagen de un pleno del Parlament / EP
Imagen de un pleno del Parlament / EP

"Infrafinanciación crónica"

Asimismo, el titular de Salud ha defendido que la prioridad de su gobierno con la sanidad pública es "total y absoluta". Algo que, según dice, queda demostrado en los acuerdos de legislatura, en el plan de gobierno y en los presupuestos, donde se ha hecho un “esfuerzo notable”. 

Pero tampoco han faltado críticas. Pues el conseller ha reconocido que hay una “infrafinanciación crónica, que no es solo de Cataluña sino de todos los territorios excepto País Vasco y Navarra”. Sin embargo, ha puesto en valor que después de la pandemia del Covid se hayan incorporado 16.000 profesionales y nuevos perfiles como nutricionistas, personal de bienestar emocional y salud mental.

Varios sanitarios trabajan en la uci del Hospital del Mar / EP
Varios sanitarios trabajan en la uci de pacientes Covid del Hospital del Mar / EP

Subida del precio energético

Por otro lado, Argimon ha dicho que la sanidad catalana “no es ajena” a la subida del precio energético. Por ejemplo, se ha encarecido la climatización de los hospitales y centros grandes. No obstante, ha asegurado que este hecho no irá en detrimento del servicio sanitario, sino que se notará en la factura. 

Según ha explicado,  ha impulsado un sistema de incentivos para hacer una discriminación positiva a la medicina de familia y la de salud mental, porque son especialidades en las que hay más renuncias. Y ha destacado que se incentivará a los territorios más alejados de la metrópoli.