Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Josep Maria Argimon, secretario de Salud Pública, aspira a tener a cinco millones de catalanes vacunados en  julio / EP

Argimon lamenta que Sanidad descarte retrasar las segundas dosis de Pfizer y Moderna

La comisión de Salud Pública del Ministerio de Sanidad decide mantener los intervalos entre las dos inyecciones de las vacunas

3 min

"Es una mala noticia". De esta forma, se ha lamentado el secretario de Salud Pública de la Generalitat, Josep Maria Argimon al conocer que la comisión de Salud Pública del Ministerio de Sanidad ha decidido no ampliar el margen de separación de las segundas dosis de las vacunas de Pfizer y Moderna contra el coronavirus. La reclamación del Departamento de Salud para inmunizar a un mayor número de personas con una primera dosis ha caído, por lo tanto, en saco roto.

Los planes de vacunación actuales se mantienen tal como están, con un intervalo de 21 días para las segundas dosis para los vacunados con Pfizer y de 28 días para los que hayan recibido la vacuna de Moderna. Son los plazos que recoge la ficha técnica de los fármacos, pese a que Argimón defendía separar las segundas dosis de las tres semanas actuales hasta las ocho.

Por recomendación de la EMA

Sanidad estudiaba alargar la segunda dosis de las vacunas de Pfizer y Moderna en menores de 80 años, pero la Agencia Europea del Medicamento (EMA) ha advertido que hay que utilizar las vacunas anti-Covid "tal como se describe en el prospecto del producto".

Argimón, en una rueda de prensa junto a la subdirectora general de promoción de salud de la Generalitat, Carmen Cabezas, ha reiterado sin embargo la petición del departamento catalán de espaciar la inoculación de las dosis de las vacunas para poder inmunizar a más personas. "No se ha aprobado este intervalo ampliado de dosis; creo sinceramente que es una mala noticia", ha insistido.

Un efectividad del 90%

De hecho, ha asegurado que si se hubiese aprobado retrasar la segunda dosis hasta ocho semanas, propuesta que se ha debatido durante la Comisión de Salud Pública, Cataluña conseguiría vacunar a todas las personas de 48 años o más en una dosis y a todas las de 70 o más en dos dosis a finales de junio.

El secretario ha defendido que con una dosis consiguen reducir "mucho" las tasas de infección, ingresos y mortalidad y que, en el umbral de recibir la segunda dosis la vacuna tiene un 90% de efectividad. Eso implica que la segunda inyección tiene, según Argimon, un beneficio marginal. También ha destacado que otros países de la Unión Europea (UE) como Dinamarca, Alemania, Francia e Italia ya han aprobado la estrategia de retrasar las segundas dosis hasta seis semanas e incluso Finlandia lo ha aprobado para todas las vacunas disponibles hasta 12 semanas.