Menú Buscar
Imagen del hospital Álvaro Cunqueiro de Vigo / CG

Archivado el caso de la mujer que murió en un hospital y nadie se dio cuenta

Su marido organiza movilizaciones para este sábado con motivo del primer aniversario de los hechos

3 min

Hace justo un año de aquel día en el que Rosi se dirigió al Hospital Álvaro Cunqueiro de Vigo para visitar a su madre, que estaba allí ingresada. Entró por la puerta principal a las 6:25 horas de la mañana y, una vez dentro del centro sanitario, se desplomó.

Pasó 45 minutos tendida en el suelo, junto a la recepción, hasta que murió. Nadie se dio cuenta, excepto un hombre que salió a fumar y la vio, pero no avisó a nadie al pensar que estaba ebria.

Muerte por infarto

Los médicos dijeron a su marido, Javier, que había muerto de un infarto. Él supo que algo raro pasaba cuando vio aparecer al consejero de Sanidad, Jesús Vázquez Almuíña, en el entierro. Le dijo que no se preocupase, que él lo iba a esclarecer todo y que iba a investigar hasta darle una respuesta.

Nueve meses después, todavía no le habían entregado la autopsia. Pidió, además, las imágenes de la cámara de seguridad del hospital que grabó el desplome y posterior muerte de Rosi, pero se lo denegaron. Le dijeron que las habían borrado.

Este sábado se cumple un año del suceso y Javier explica a Crónica Global cuál es la situación actual: “La juez ha archivado el caso provisionalmente sin responder a ninguna de las pruebas solicitadas por nosotros. Se volverá a abrir cuando los recursos sean favorables a nuestra tesis”.

Movilizaciones silenciosas

Lamenta, además, que ni la Xunta ni el hospital se hayan puesto en contacto con él para esclarecer el caso. Por ese motivo, Javier ha convocado, junto con los familiares y amigos de Rosi, a todo el que quiera unirse a dos concentraciones silenciosas en señal de protesta.

La primera será a las 6:30 horas en el pasillo principal del Hospital Álvaro Cunqueiro, a la misma hora y en el mismo sitio donde murió su mujer. Tras permanecer unas horas allí, la concentración se trasladará a las escaleras del céntrico Museo Marco, donde esperan estar a las 11:30 horas.

“Quiero que se haga justicia, se depuren las responsabilidades y se den a conocer todos los detalles de lo ocurrido. Recurriré hasta Estrasburgo, si hace falta”, dice a este medio.