Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Santa María de Castelldefels / ENRIQUE LÓPEZ-TAMAYO BIOSCA (CC-BY-2.0)

Apartan a un sacerdote acusado de exhibicionismo y pagar por sexo con menores

El religioso fue detenido por los Mossos, y puesto en libertad el mismo jueves, por un presunto delito contra la indemnidad sexual

3 min

El Obispado de Sant Feliu de Llobregat (Barcelona) ha apartado de sus funciones a un sacerdote adscrito a la parroquia de Santa María de Castelldefels acusado de exhibicionismo y de pedir conductas sexuales a cambio de remuneración a menores de edad.

En un comunicado, el obispado ha indicado este viernes que ayer jueves se produjo una entrada y registro en el domicilio del religioso en cuestión, "en el marco de las diligencias previas en curso por un presunto delito relacionado con conductas impropias con menores, acaecido fuera del recinto y de las actividades parroquiales".

Investigación abierta

Fuentes de los Mossos d'Esquadra han confirmado a Efe que el religioso fue detenido, y puesto en libertad ayer mismo, por un presunto delito contra la indemnidad sexual, en concreto por exhibicionismo y solicitud de conductas sexuales a cambio de remuneración.

Las mismas fuentes han indicado que el detenido aún no ha pasado a disposición judicial, a la espera de que la investigación policial se cierre y llegue al juez correspondiente.

"El Obispado de Sant Feliu de Llobregat quiere manifestar su consternación y su tristeza por los hechos que le han sido comunicados en el día de ayer en torno a un presunto caso de conductas sexuales impropias hacia menores por parte de J.M.A.M., presbítero extradiocesano adscrito a la Parroquia de Santa María de Castelldefels", ha indicado la institución.

Apartado

Al tener conocimiento del caso, el Obispado de Sant Feliu de Llobregat, de acuerdo con los protocolos propios y de manera cautelar, ha prohibido que J.M.A.M. ejerza su ministerio sacerdotal, y ha informado de que "se apresta a iniciar el correspondiente proceso canónico interno".

Al mismo tiempo, ha subrayado que "queda completamente a disposición" de las autoridades pertinentes para colaborar con la justicia "de forma abierta y franca".

El obispado ha recalcado su compromiso con la protección y custodia de niños y jóvenes: "Entendemos que las parroquias tienen que ser espacios donde se pueda garantizar el desarrollo de las personas en un ambiente de plena seguridad, por lo que reiteramos nuestro rechazo y nuestra condena a toda conducta relacionada con abusos o cualquier otro tipo de violencia", concluye.