Menú Buscar
Una imagen de la fachada del Col·legi Claret de Barcelona, donde daba clases el cura Francesc Figueres / WIKIPEDIA

Apartado el cura de un colegio de Barcelona por abusos a exalumnos

El Col·legi Claret de Barcelona ha apartado al párroco Francesc Figueres después de que antiguos escolares del centro hayan asegurado haber sufrido actitudes vejatorias

3 min

Los Misioneros Claretianos de Barcelona han apartado cautelarmente al cura Francesc Figueres del Col·legi Claret de Barcelona, antiguo profesor del centro, después de que un exalumno haya denunciado haber sufrido abusos en las redes sociales hace 20 años. La escuela le ha prohibido mantener cualquier tipo de actividad con menores y de acercarse a las instalaciones donde los niños desarrollan sus actividades escolares. 

En un comunicado dirigido a las familias, el colegio Claret ha asegurado que hasta ahora "nunca" había recibido información sobre estas nuevas acusaciones, y que en cuanto tuvo conocimiento de estos comentarios lo comunicó al gobierno provincial de los claretianos, que activó el protocolo interno de la congregación.

Retirado de sus funciones

La escuela religiosa ha recordado que actualmente el cura Figueres no tenía ninguna responsabilidad educativa en el centro y ha sido retirado de sus funciones en la escuela.

El lunes, junto con el provincial de los claretianos, el colegio decidió llevar toda la información disponible sobre el caso a la Fiscalía, y un abogado está preparando la documentación para hacerlo. En el comunicado aseguran que tanto el colegio como los Misioneros Claretianos se han puesto a disposición del ministerio público para facilitar cualquier información o acción que pueda contribuir a aclarar los hechos. Además, pese a no existir denuncia, el centro ha informado a la Inspección de Educación sobre el caso.

Abusos en los 90

El caso de presunta pederastia saltó el pasado jueves, después de que un exalumno denunciara en Twitter haber recibido tocamientos por parte del párroco, que había sido profesor suyo en los 90. Según Pau Bosch, alumno del Col·legi Claret desde 1987 a 2000, el religioso le pidió en una excursión que se desnudara y se duchara, para acto seguido aplicarle una crema y frotársela por el cuerpo, aunque sin tocarle los genitales.

Tras hablar abiertamente sobre su caso, otros exalumnos han denunciado situaciones similares con Figueres, que no se ha pronunciado al respecto.