Menú Buscar
Zona de peaje de la AP-7 / WIKIPEDIA

La AP-7 gratuita podría ahorrar más de 300 millones a los usuarios

La Autopista del Mediterráneo y la AP-4 se liberan de los peajes y pasan a ser gestionadas por el Ministerio de Fomento el 1 de enero

3 min

La eliminación de los peajes de la AP-7 podría llegar a ahorrar a las personas que por allí hasta 300 millones de euros. El 1 de enero de 2020, gran parte de esta autopista y también la AP-4 pasarán a ser gratuitas y a depender del Ministerio de Fomento. El ahorro de ambas vías supondría un total de 380 millones a la ciudadanía. 

Este cálculo ofrecido por el Gobierno tiene en cuenta tanto los usuarios que transitan por las dos autovías, así como también una estimación del aumento de tráfico asociado a la gratuidad de las mismas (que crecerá el 30%, según las informaciones de El Periódico). Si se elimina dicha estimación, el ahorro para los usuarios sigue siendo suculento: 290 millones de euros. 

Más de 450 km gratis

A partir de enero, un total de 468 kilómetros de autopistas pasarán a ser gratuitos, tras 48 años siendo de pago. La mayor parte de ellos se encuentran en la AP-7 ya que esta vía será liberada de peajes desde Alicante a L'Hospitalet de l'Infant --374 kilómetros en total--.

Los datos que maneja Fomento apuntan que este tramo es transitado diariamente por más de 42.800 vehículos (unos 22.700 entre el municipio de Tarragona y la ciudad de Valencia y más de 20.100 entre la ciudad del Turia y Alicante). La cifra total en verano se eleva hasta casi 72.000 vehículos. En el tramo de la AP-4 --93,8 kilómetros-- transitan casi 25.000 vehículos cada día.

Supresión de concesiones

La supresión de estos peajes forman parte de la decisión que adoptó el Gobierno en funciones de no renovar ambas concesiones a Abertis, compañía que las ha gestionado hasta ahora a través de su filial Aumar. La empresa catalana está sumida en un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) para reducir su plantilla, ya que la decisión del Ejecutivo afecta a 136 de los 300 empleados de ambas vías.

Se trata de la segunda operación de levantamiento de barreras de autopistas de peaje, tras la ejecutada hace 13 meses por el Estado en la AP-1 entre Burgos y Armiñón, que gestionaba el grupo Itínere.