Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Colapso de una carretera catalana / EUROPA PRESS

La AP-7 colapsada tras la eliminación de los peajes: "Hemos tocado techo"

Ramón Laimiel, director del Servei Català de Trànsit (SCT), insiste en que la solución más rápida es promover el uso de transporte público para evitar los atascos

3 min

Colapso en las carreteras catalanas. Este domingo 290.000 vehículos han regresado a Barcelona y el Área Metropolitana tras el puente de la segunda pascua. Aunque el Servei Català de Trànsit (SCT) preveía una operación retorno difícil, el director Ramón Laimiel ha confirmado este lunes que se vieron superados por las previsiones, con retenciones que en el caso de la AP-7 alcanzaron los 40 kilómetros en algunos tramos. "Hemos tocado techo con este sistema de movilidad", ha reconocido. 

El motivo no es otro que la retirada de los peajes. Desde su eliminación, la movilidad en esta vía aumentó en un 40%, llevándola al límite de su capacidad. Este domingo la autopista del Mediterráneo colapsó en varios tramos en sentido Barcelona y los atascos se mantuvieron hasta bien entrada la noche en la Roca del Vallès, en el punto en el que se levantaba el antiguo peaje, y el Penedés.

"Nos enfrentamos a un reto de movilidad"

En una entrevista ofrecida a Rac 1 este lunes, Ramón Laimiel ha confesado que el SCT se enfrenta a un “reto de movilidad general en el entorno metropolitano que se tiene que resolver”. Como medida para frenar las retenciones en los días laborables, el director propone “promover el uso del transporte público como una buena opción de transición”, mientras no se efectúen mejoras que son inviables a corto plazo.

Con la verbena de San Juan y las vacaciones de verano a la vuelta de la esquina, Laimiel asegura que ya se han puesto en marcha nuevas medidas para que la estampa de este domingo no se vuelva a repetir. En este sentido, ha explicado que en los días de mayor afluencia de vehículos se está habilitando un carril adicional de 40 kilómetros desde Vilafranca hasta el Papiol y que se ofrece otro carril en la C-32 como alternativa a la AP-7, “que está funcionando bien”.

"No estamos peor"

A pesar del enfado de los usuarios, Lamiel ha quitado hierro al asunto asegurando que “no estamos peor que hace dos años, aunque mejor tampoco”. Mantiene que las retenciones en la AP-7 durante el fin de semana se han reducido y que también lo ha hecho la siniestralidad, con un 20% menos de accidentes mortales o con heridos graves. “Estamos en los mismos niveles de retención que en 2019”, ha confirmado.

Propone también, para evitar atascos durante la época estival, aprovechar al completo la capacidad de la AP-7, planificar los viajes, e instar a los operadores de las autopistas que actúen con más celeridad “sin demora”, para retirar los vehículos averiados o implicados en colisiones leves que generan grandes congestiones.