Menú Buscar
Imagen del derrumbe en el cementerio de Montjuïc en cuya reconstrucción trabajan las antropólogas / CG

Las antropólogas de Montjuïc: “Será difícil reconstruir los cadáveres”

Las familias afectadas por el derrumbe asumen que no encontrarán a todos sus familiares enterrados en el bloque que se hundió

4 min

Llevan un mes y medio trabajando en la reconstrucción de los cadáveres que permanecían en los 144 nichos que se derrumbaron en el cementerio de Montjuïc y el viernes lo asumieron: será tarea casi imposible. Así se lo han transmitido las tres antropólogas contratadas por el Ayuntamiento de Barcelona a las familias.

Lo explica a Crónica Global uno de los afectados, Lluís Caritj, que ha acudido a la segunda reunión con el director de Cementiris de Barcelona, Jordi Valmaña, y el presidente de la compañía y concejal del consistorio barcelonés, Eloi Badia. Un encuentro que tenía que haberse celebrado el pasado 2 de noviembre, 15 días después del primero, tal y como prometió el edil, pero que ha llegado una semana tarde.

No dan explicaciones

“Yo tenía a nueve familiares allí y me han encontrado a tres: dos enteros y una parte del otro. He asumido que los otros seis no los recuperaré”, cuenta Caritj. El problema no es el trabajo de las antropólogas, sino que ellas aparecieron cinco días después de que se hundiera el bloque de tumbas del camposanto. Las propias profesionales han reiterado que no podían responder por lo que pasó entonces y los allí presentes, Valmaña --quien apenas ha intervenido-- y Badia, tampoco han dado más explicaciones.

El concejal se ha mostrado dispuesto a colaborar con los familiares, pese a que no ha atinado a responder preguntas clave que los afectados no paran de repetirse. Si el plan de mejoras contemplaba 10 millones de euros en diez años, ¿dónde se ha invertido ese dinero? “Con un millón de euros por año haces muchas cosas”, reflexiona Caritj.

Negligencia

Sostiene que las explicaciones que el consistorio dio el viernes demuestran claramente que se trata de una negligencia y no de un accidente. “Un arquitecto nos ha dicho que es un cementerio de los años 50 y que, en los 70, construyeron encima sin reforzarlo”, dice. Si hace tres años Cementiris ya recibió quejas de que había grietas en varias tumbas, ¿por qué no hicieron nada? “Ante la pregunta, tanto Badia como Valmaña se han encogido de hombros”. Solo han añadido que el plan de mejora aseguraba que esa zona no corría peligro.

Las ocho familias, que han acudido al encuentro con el abogado que les lleva la causa, respiran aliviadas porque podrán acceder a una prueba de ADN para corroborar que los restos coinciden con sus familiares. Por el momento, tendrán que esperar a que las antropólogas terminen de reunir todos los huesos de sus parientes. Y, mientras tanto, la queja formal que presentaron el pasado viernes, 3 de noviembre, sigue su curso. El ayuntamiento, por cierto, se ha enterado en la misma reunión de este procedimiento y Badia le ha pedido una copia al letrado, tras asegurar que no la tenía.