Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Esta es la nota que Antonio, el panadero, ha colgado en las puertas de sus vecinos

Antonio, el panadero que reparte puerta a puerta para sobrevivir... otra vez

Este desempleado sevillano trata de sacar a su familia adelante en plena pandemia del mismo modo que hace ocho años cuando el pan se empezó a vender en supermercados

2 min

Antonio es un panadero de toda la vida de Burguillos, municipio cerca de Sevilla que, tras realizar el servicio militar, se puso a trabajar elaborando pan, algo que ha estado haciendo "toda mi vida". Sin embargo, su negocio sufrió un duro golpe cuando el pan comenzó a venderse en los supermercados y a un precio mucho más bajo. Por ello, para poder mantener a su failia y pagar la hipoteca, ha escrito una nota en las casas de sus vecinos pidiéndoles que le compren el pan a él y no a las grandes superficies.

En el cartel, Antonio escribe su situación, y explica que puede servirles el pan en sus casas, dejándolo en una bolsa colgada del pomo de la puerta como se hacía antiguamente. "Antes repartía 200 bollos en un edificio a las 7 de la mañana y a mediodía pasaba otra vez por el mismo sitio y vendía otros 150", recuerda.

Ocho años después

Hoy, apenas vende unos cuantos panes diarios y se ha visto obligado a promocionarse puerta a puerta para atraer mayor clientela. "Podré traerles el pan todos los días y ello me dará la oportunidad de sacar mi familia adelante", explica en la nota que acompaña con su foto.

Desafortunadamente para él, esta no es una nota que haya surgido de la crisis de la pandemia de coronavirus. Ya la escribió hace ocho años, en 2013. Su situación sigue siendo la misma, viudo desde hace 17 años, con dos hijos a su cargo y la hipoteca a cuestas. Sólo hay un pequeño detalle que ha cambiado, la edad. Cuando redactó la nota por primera vez, tenía 56 años y ahora, 64.