Menú Buscar
El magistrado Enric Anglada y Germà Gordó / CG

Anticorrupción, dispuesta a recusar al juez que investigará a Gordó

La explícita amistad entre el magistrado Enric Anglada y el imputado por corrupción Josep Manel Bassols, motivo para dudar de la imparcialidad del juez

2 min

La Fiscalía Anticorrupción duda de la imparcialidad del magistrado de la sala Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) Enric Anglada para instruir la pieza del caso 3% que atañe al exconsejero Germà Gordó.

El propio juez reconoció una íntima amistad con Josep Manel Bassols, marido de la magistrada del TSJC Núria Bassols, imputado en el caso 3%, que investiga el juez de instrucción número 1 de El Vendrell, caso en el que se ha erigido la figura de Gordó como presunto cerebro de la trama de financiación irregular de CDC.

Todo en el aire

A pesar de este reconocimiento, el pleno del TSJC decidió ratificar a Anglada en el cargo, pero la fiscalía le considera no imparcial y estudia su recusación.

La falta de fiscal jefe Anticorrupción sitúa esta patata caliente en la mesa de la teniente fiscal Belén Suárez, que deberá decidir al respecto en los próximos días, tras elevar consulta a la Fiscalía General del Estado.

Unos hechos, dos instrucciones

En fuentes jurídicas y de la fiscalía consultadas por este medio, llama la atención la disposición tercera del auto por el que el TSJC abre diligencias a Gordó. Según esta disposición, el alto tribunal sólo actuará sobre la figura de las personas aforadas (esto es, sobre Gordó, actual diputado) y no contra aquellas que no lo son. Así, se puede dar la paradoja de que, en el marco de la investigación por soborno --como sugiere la fiscalía-- contra Gordó, el receptor de la dádiva (Gordó) sea investigado por el TSJC, mientras el emisor de la misma (Bassols) lo sea por el juez de El Vendrell.

Esta duplicidad de instrucción judicial parece anómala y sin precedentes según las mismas fuentes.