Menú Buscar
Bote de pastillas / CREATIVE COMMONS

Los antibióticos podrían sustituir a las operaciones de apendicitis

El hecho de que cada vez esté más claro que el apéndice tiene su propia función invita a los especialistas a curar la apendicitis en lugar de extirparlo

22.10.2018 16:17 h.
3 min

El apéndice, esa fracción del intestino grueso separada del recorrido digestivo, se ha considerado desde hace mucho tiempo como un simple órgano vestigial. A consecuencia de esto, cada vez que se hablaba del mismo era por algo negativo, la apendicitis, la inflamación de dicha área. El tratamiento a seguir para combatir la apendicitis siempre ha sido el mismo: su extracción

Las investigaciones acerca de la función que cumple el apéndice han progresado llegando a revelar que hace la función de almacenar las bacterias intestinales, de forma que puedan recuperarse tras cualquier enfermedad. Esto ha supuesto un punto a favor de este órgano, por lo que la extirpación está comenzando a ser más una opción que la única salida. En el mundo médico el consenso sobre lo positivo de conservar el apéndice va en crecimiento.

Tratamiento antibiótico

Recientes estudios científicos han comprobado que el tratamiento antibiótico de la apendicitis ha resultado eficaz en 97 % de los casos objeto. Si bien esta terapia no invasiva no garantiza que la inflamación del apéndice pueda reaparecer (en caso de extracción sí lo hace), sí ha mostrado que en el 82 % de los pacientes tratados ésta no ha vuelto a aparecer.

Los pacientes fueron controlados durante largos períodos que oscilaban entre los seis meses y los cuatro años posteriores a la detección de la apendicitis. El hecho de que el éxito de combatir la inflamación con medicación antibiótica no haya sido absoluto ha reflejado que hasta en un 14 % de los casos los pacientes debiesen someterse a una intervención quirúrgica.

No dejarán de practicarse apendicectomías

La intención derivada del avance de los tratamientos antibióticos es la de reducir al mínimo posible las extracciones de apéndices en el quirófano. Pese a esto, conseguir que no se realicen apendicectomías es prácticamente imposible dada la alta pero no absoluta eficacia de los métodos antibióticos.

Queda todavía mucho camino por andar en este sentido respecto a la mejora de la eficacia de la medicación. Desde el punto de vista médico, conseguir reducir las intervenciones quirúrgicas hace que haya menos riesgos para la vida de los pacientes y los costes económicos derivados de las mismas sean menores.