Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El furgón de la Guardia Urbana en llamas durante los disturbios del 27 de febrero en Barcelona / ELENA BURÉS

Colectivos anarquistas justifican los disturbios y tildan de "pequeña quema" el ataque a la Urbana

CGT, Batzac y Embat critican que se criminalice al "colectivo" tras la entrada en prisión de ocho detenidos por los altercados del pasado sábado y señalan que "luchar por un mundo mejor no es delito"

3 min

Colectivos anarquistas califican de "pequeña quema" el ataque contra un furgón de la Guardia Urbana el pasado sábado, 27 de febrero, en Barcelona. Una jornada de disturbios, tras una manifestación pacífica contra el encarcelamiento del rapero Pablo Hasél, que justifican, al aducir que "luchar por un mundo mejor no es delito".

En un comunicado este jueves, que suscriben CGT, Batzac, Dones Llibertaries, Embat y la Federació d'Estudiants Llibertaris (FEL), indican que la entrada en prisión de ocho detenidos por los altercados supone una "criminalización del colectivo anarquista", después de que la investigación de los Mossos d'Esquadra concluyese que los acusados conforman un "grupo organizado y violento", que perpetró ataques contra entidades bancarias, un Zara y el Hotel NH de Rambla Catalunya.

 

Encapuchados incendian con gasolina un cajero de las Ramblas / ELENA BURÉS

Anarquistas señalan a los Mossos

Los firmantes del texto van más allá y acusan a la policía autonómica de "mutilar" a la joven de 19 años que perdió un ojo durante la primera jornada de protestas por la entrada en prisión del cantante de Lleida. También cargan contra la actuación de los antidisturbios del cuerpo --la Brigada Móvil (Brimo)-- durante los altercados, de la que dicen, protagonizaron "cargas indiscriminadas con total impunidad".

Estas asociaciones de signo anarquista censuran que la atención mediática se haya centrado en "un pequeño incendio al lado de una furgoneta" --la de la Urbana. Obvian que, después de que uno de los manifestantes arrojase líquido inflamable sobre el vehículo, este comenzó a arder, y su conductor tuvo que huir de las llamas por la puerta del copiloto. Todo ello, después del lanzamiento de un cóctel molotov que impactó en los bajos del furgón.

Nuevas protestas

El texto culmina con una crítica al sistema capitalista, contra el que aseguran luchar, y exigiendo la puesta "en libertad sin cargos para los anarquistas encarcelados". Seis de ellos son de nacionalidad italiana, uno de Francia y otro español. El motivo que alegan para su liberación es que: "luchar por un mundo mejor no es delito, sino totalmente legítimo y necesario".

Una reivindicación que viene acompañada de una nueva convocatoria de protesta. Será el próximo sábado, 6 de marzo, a las 18:00 horas en la plaza Tetúan de la capital catalana, bajo el lema Tornem. Fins que caiguin --Volvamos. Hasta que caigan, en castellano--.