Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Un estudio del Hospital Vall d'Hebron descubre que un análisis de saliva detecta el tipo de migraña y permite mejorar el tratamiento / EP

Un análisis de saliva detecta el tipo de migraña y permite mejorar el tratamiento

Un estudio del Hospital Vall d'Hebron descubre una fórmula para aplicar el tratamiento más adecuado para tratar la enfermedad, que afecta sobre todo a las mujeres

3 min

Un estudio del Hospital Vall d’Hebron de Barcelona ha descubierto que un análisis de saliva permite determinar qué tipo de migraña sufre cada persona y, por tanto, abre la puerta a poder aplicar en el futuro el tratamiento más adecuado.

La migraña es una enfermedad muy común, que afecta sobre todo a las mujeres. Para ella no existen biomarcadores que puedan ser utilizados para el diagnóstico de la enfermedad o para la predicción de la eficacia del tratamiento.

Ataques de migraña

Durante un ataque de migraña se liberan varias sustancias que se relacionan con el dolor. Una de ellas, es el péptido relacionado con el gen de la calcitonina (CGRP), un tipo de molécula que constituye una diana terapéutica mediante fármacos que la bloquean, pero que no resulta efectiva en todos los casos.

El grupo de Cefalea y Dolor Neurológico del Vall d’Hebron Instituto de Investigación (VHIR) ha medido los niveles de esta proteína en saliva durante la migraña y ha descubierto que existen dos tipos de ataques. Uno en el que aumenta el gen de la calcitonina y otro en el que no.

Medicina personalizada

Los resultados del trabajo contribuyen a describir la migraña a nivel molecular y entender las diferencias entre individuos, lo que puede ayudar a establecer una clasificación entre tipos de migraña y acercarse así a la medicina personalizada.

En el estudio participaron 22 mujeres con migraña esporádica y otras 22 sin dolores, de edades comprendidas entre los 18 y 65 años. De todas ellas se hizo un seguimiento durante 30 días.

Según Alicia Alpuente, especialista del Servicio de Neurología del Hospital Universitario Vall d’Hebron e investigadora del VHIR, la investigación ha permitido “comenzar a describir la migraña a nivel molecular y entender las diferencias entre individuos”, lo cual “puede ayudar a establecer una clasificación basada en la biología molecular y nos acerca hacia un futuro de medicina de precisión”.