Menú Buscar
Algunos de los manifestantes que se concentraron ayer frente a los juzgados de Almería / EFE

Ana Julia ratifica ante el juez que actuó en solitario

El padre de Gabriel Cruz rechazaba trasladarse a República Dominicana para no perder el contacto con el niño

5 min

Ana Julia Quezada, autora confesa de la muerte del niño Gabriel Cruz, ha ratificado "muy afectada" ante el juez Rafael Soriano el relato de los hechos que expuso el martes a la Guardia Civil, por el que reconocido que golpeó al niño con la parte roma de un hacha y que luego lo asfixió.

Su abogado, Esteban Hernández Thiel, insistió anoche en que su cliente mantiene una "actitud muy colaboradora" y que en "esencia ha dicho lo mismo que ante la Guardia Civil" durante la declaración de hora y media efectuada en el Juzgado de Instrucción número 5 de Almería.

Detención prorrogada

El letrado señaló que las nuevas diligencias interesadas por el juez, por las que ha sido prorrogada 24 horas más la detención de la mujer en los calabozos de la Comandancia de Almería, se efectuarán este jueves por la mañana y que sobre las 12:00 horas Ana Julia volverá a declarar en el tribunal.

Sostiene que debido al secreto que pesa sobre las actuaciones no ha tenido acceso al sumario y a cualquier aspecto relativo al hallazgo del hacha con el que presuntamente agredió al niño su cliente, si bien incide en que Ana Julia mantiene que la agresión se produjo durante una discusión con el pequeño.

Actuó sola

"Por lo que intuyo, la mujer dice la verdad. No había nadie más", ha añadido.

El titular del Juzgado de Instrucción número 5 de Almería prorrogó hasta mañana la detención de Ana Julia Quezada.

Vuelta a la comandancia

Tras prestar declaración judicial, Ana Julia Quezada fue conducida en un furgón policial a la Comandancia de la Guardia Civil de Almería.

En las inmediaciones de los juzgados se volvieron a concentrarse medio centenar de personas que increparon a Ana Julia Quezada y que intentaron acercarse al furgón que la trasladaba, lo que evitaron los agentes de la Policía Nacional.

El juez instructor

Soriano dirige la instrucción de la causa judicial iniciada tras la desaparición de Gabriel el pasado 27 de febrero en Las Hortichuelas de Níjar.

El cuerpo sin vida del niño permaneció en un pozo en la finca de Rodalquilar (Níjar, Almería) de la pareja sentimental de Quezada, el padre del menor, hasta que la mujer lo extrajo de allí este domingo y lo trasladó a Vícar (Almería), donde fue detenida.

Estrangulado

La arrestada confesó el miércoles en la Comandancia de Almería que golpeó al niño con la parte roma de un hacha y que luego lo asfixió, tras declarar durante casi dos horas ante los agentes encargados de la investigación, a quienes también les dijo que había cometido el crimen ella sola.

Fue entonces cuando reconoció que durante una discusión con el pequeño el mismo día de su desaparición, Gabriel la agredió y ella respondió propinándole un fuerte golpe. La autopsia muestra signos de que el pequeño murió por estrangulamiento.

Los motivos

Quezada pudo actuar movida por los celos al rechazar el padre del pequeño irse con ella a su país, República Dominicana, donde quería instalarse, según la hipótesis con la que se trabaja en la investigación.

El titular del Juzgado de Instrucción 5 de Almería, Rafael Soriano, ha prohibido la incineración del cadáver del menor por si fuera necesario practicarle más pruebas.