Menú Buscar
Álex García-Gascón (arriba) y Fermí Ferran se incorporan a Ambulancias Egara, transporte sanitario catalán / CG

El transporte sanitario catalán ficha 'a dedo' tras naufragar en Tarragona

Dos altos directivos se incorporan a Ambulancias Egara después de un expediente de Emergencias

Ignasi Jorro
13.06.2016 21:47 h.
3 min

El transporte sanitario catalán se refuerza con dos directivos de peso tras naufragar en la zona de Tarragona. Fermí Ferran y Álex García-Gascón han aterrizado en Ambulancias Egara después de que la firma reciba un expediente de Emergencias por deficiencias en el servicio. Ferran procede de la consultoría, mientras que García-Gascón es exjefe de seguridad del FC Barcelona.

La compañía ha indicado a Crónica Global la dimensión y naturaleza de las incorporaciones. "La expansión de la actividad de Egara --que ganó tres lotes en el macro concurso de 2015-- hace necesarios estos refuerzos. Los dos directivos asesorarán de forma externa a la compañía en los ámbitos de gerencia y logística", ha explicado un portavoz.

El lunes, el Registro Mercantil consignaba la incorporación de Ferran y García-Gascón a la sociedad barcelonesa.

Problemas

El blindaje de la cúpula gerencial de Ambulancias Egara se produce después de que el Sistema de Emergencias Médicas (SEM) de Cataluña abriera expediente a la empresa por denuncias en el transporte de pacientes en la zona de Tarragona.

De entre los supuestos problemas, destacan los retrasos y al menos medio centenar de pacientes que Egara habría dejado tirados en mayo.

La crisis ha costado la cabeza al delegado territorial de la compañía en la zona del Camp de Tarragona, Carlos Subirós. La empresa ha confirmado que el técnico ya no presta servicios en la firma. Fuentes del sector sanitario apuntan a que el cese se comunicó el pasado jueves.

Accidentado

El baile de sillas en la dirección de Ambulancias Egara es el enésimo incidente en el macroconcurso de las ambulancias de Cataluña, uno de los mayores de la pasada legislatura, con Artur Mas (CDC) como presidente del Gobierno catalán.

La licitación tuvo un presupuesto base de más de 2.000 millones para trece lotes, más un 20% para los próximos diez años.

La titánica adjudicación ha acabado con varias impugnaciones y una denuncia ante la Fiscalía contra Transport Sanitari de Catalunya (TSC) por supuesto trato de favor.