Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Una familia pasa las vacaciones en una embarcación de alquiler / EUROPA PRESS

La pandemia dispara el alquiler de barcos para estas vacaciones

Evitar aglomeraciones es una prioridad; las tarifas van desde 40 euros por persona y día en destinos como Croacia y Grecia, hasta los 114 euros en la Costa Brava y Baleares

Rosa Fuentes
5 min

Aunque es el verano más atípico de los últimos años, la mitad de los españoles quiere disfrutar de su descanso estival fuera del hogar, según el último estudio realizado por Toluna sobre cómo serán las vacaciones de los ciudadanos en la llamada nueva normalidad. Del 50% que decida viajar, un 91% elegirá destinos nacionales. Y, entre todas las alternativas, coge fuerza la opción de pasar unos días en una embarcación: sin aglomeraciones, sin contagios.

El sector turístico es pesimista en general y estima pérdidas cercanas a los 40.000 millones de euros, pero hay algunos negocios que saldrán beneficiados de esta crisis. Por ejemplo, las reservas de casas rurales han aumentado, llegando en algunas provincias a colgar el cartel de completo hasta septiembre. Otro ejemplo es el repunte de ventas y alquiler de autocaravanas. También, el mayor interés por las embarcaciones privadas ha llenado las costas de Cataluña y Baleares.

40 euros por persona y día

“En los últimos meses ha aumentado considerablemente una nueva alternativa de vacaciones a menudo desconocida, como es el alquiler de una embarcación privada para un grupo reducido de personas, a precios asequibles y con menos riesgo de contagio al estar alejados de aglomeraciones”, explican desde Top Sailing Charter (TSCH), empresa de alquiler de barcos en todo el mundo.

“Aunque pueda parecer un turismo elitista hay precios muy razonables”, afirma Sergi Alós, CEO de TSCH. Las tarifas van desde 40 euros por persona y día en destinos como Croacia y Grecia, hasta cantidades que oscilan entre 85 euros y 114 euros en la Costa Brava y Baleares.

Grecia y Croacia son los destinos más económicos

Una vez se ha hecho el “casi lleno” en destinos nacionales como la Costa Brava, Costa Daurada y Baleares, el timón ha girado hacia las aguas croatas y griegas. Tanto Grecia como Croacia tienen mayor oferta de flota y, por ello, pueden ofrecer precios más competitivos. “Esto ayuda a nuestros clientes a compensar el gasto de coger un vuelo para desplazarse”, analizan desde TSCH.

Pese al auge de esta alternativa vacacional, Alós explica que están al 40% de reservas respecto a las que tenían la temporada pasada. “Poco a poco vamos remontando, pero los tres meses parados han sido duros y el año está siendo complicado. Creemos que podemos recuperarnos en 2021 o 2022, dependiendo de cómo evolucione la vacuna contra el Covid-19”.

Lejos de destinos masificados

El continuo aumento de los casos positivos y rebrotes por todo el territorio ha hecho que el sector turístico tenga que maximizar las medidas de seguridad tanto en sus instalaciones como en el comportamiento de sus clientes.

Por su parte, desde Top Sailing Charter aseguran que las embarcaciones son “el transporte más seguro para las vacaciones, ya que navegando hay menos riesgo de contagio, se está lejos de destinos masificados, como puedan ser las estancias en hoteles o cruceros”, afirma Sergi Alós.

El sector, en cifras

A pesar del repunte del alquiler de barcos, el sector también sufre los estragos de la crisis. En datos de la Asociación nacional de empresas náuticas, el mercado ha perdido un 28,7% de matriculaciones en el primer semestre de este año con respecto al mismo período de 2019. "Se han matriculado en este semestre 2.488 embarcaciones de recreo frente a las 3.489 registradas en el mismo período del año pasado", comentan desde la asociación.

En el mercado de alquiler, Baleares se sitúa también como la comunidad autónoma con mayor cuota de mercado (24,3%), seguida de Cataluña (23,4%) y de la Comunidad Valenciana (17,8%). El sector náutico de recreo en su conjunto factura alrededor de 150 millones de euros anuales en España.