Menú Buscar
Cuchara con sal

Qué alimentos suben la tensión arterial

Hacemos un recopilatorio de consejos que nos ayudarán a mantener niveles sanos de tensión arterial

7 min

Si eres hipertenso debes tener en cuenta dos cosas. Por un lado, que es aconsejable usar uno de estos tensiómetros para controlar tu tensión frecuentemente. Es importante que veas cuál se adapta más a ti y que lleves un registro de todas las mediciones para exhibirlo a tu médico de cabecera y al cardiólogo cada vez que asistas a una consulta. Aquí la comunicación clara es clave para poder tener un diagnóstico y, en consecuencia, tratamiento adecuados.

Por otro lado, tienes que aprender a comer más sano y llevar una dieta que se adecue a tu problema de salud. Es importante que te informes sobre qué alimentos debes consumir, cuáles debes evitar lo más posible y cuáles directamente están prohibidos para personas hipertensas.

¿Qué es la hipertensión?

Se trata de una enfermedad crónica que provoca un aumento de la presión arterial.

Esto tiene efectos perjudiciales sobre todo el organismo, ya que afecta las paredes arteriales e impide el correcto transporte de oxígeno y demás nutrientes hacia los órganos.

¿Qué alimentos debes evitar?

Para evitar que tu presión arterial suba, debes seguir la dieta que te da tu médico. En general, suelen recomendar evitar los siguientes:

Sal

Es de público conocimiento que la sal aumenta la presión arterial, pero siempre vale la pena repetirlo porque habitualmente es el elemento más difícil de eliminar de la dieta. Las personas están acostumbradas a condimentar la comida con sal, pero esta debe evitarse porque interrumpe el normal funcionamiento de regulación de presión del organismo y deriva en un aumento de tensión.

Al abandonar por completo su uso, las papilas se acostumbran paulatinamente a la comida sin sal e incluso se descubren nuevos sabores propios de los alimentos que antes no se podían apreciar. En caso de que no puedas dejarla por completo, utiliza sal baja en sodio en cantidades muy reducidas.

Dulces

El consumo diario de dulces puede derivar a largo plazo en enfermedades como la diabetes o causar sobrepeso. Estos problemas de salud tienen un impacto directo sobre la tensión, ya que la elevan. En caso de sentir la necesidad de comer algo dulce después de las comidas o por la noche, recurre a la ingesta de fruta fresca. 

Bebidas alcohólicas

Las bebidas alcohólicas estimulan el sistema nervioso y aceleran la frecuencia cardíaca, con el consecuente aumento de la tensión. Hay pocas bebidas que tienen el efecto contrario sobre la presión arterial. El caso más emblemático es el del whisky, que la baja. Sin embargo, consulte a su médico antes de incorporar cualquier bebida con alcohol a su dieta. 

Ramen

Si bien la idea de no tener que cocinar es muy tentadora, el ramen listo para consumir es una bomba de casi 1000 mg de sodio debido a su contenido en salsa de soja y glutamato monosódico. Además, es preciso resaltar que las comidas preparadas de este estilo no aportan casi ningún beneficio a nivel nutricional, por lo cual deben evitarse por completo.

Chocolate

Además de azúcar, que es perjudicial, el chocolate contiene cafeína, que tiene efectos sobre el sistema de regulación de la presión y aumenta la tensión arterial. Si bien es cierto que el cacao contiene flavonoides, que son beneficiosos para el corazón, la mayoría de los productos comercializados bajo la denominación chocolate contienen un bajo porcentaje de cacao. Por eso es necesario que, si decides ingerir un pequeño trocito de chocolate diario, te asegures que sea del 99% cacao, o de un 70% como mínimo.

Carnes rojas

Las carnes rojas, a pesar de ser una buena fuente de hierro y proteínas, tienen un alto contenido de grasas saturadas, que afectan negativamente al organismo de las personas hipertensas. Las grasas de este tipo también alteran la correcta coagulación de la sangre y la formación de plaquetas. Por eso lo ideal es reemplazar la ingesta de carnes rojas por pescado y pollo.

Bebidas azucaradas

Los refrescos suelen contener azúcar en su composición. Esta altera los niveles de sal en el organismo e incluso genera cambios en los vasos sanguíneos. Ambos efectos tienen como consecuencia inmediata un aumento de la presión arterial, incluso en personas que no son hipertensas. Tampoco es recomendable beber gaseosas light, porque estas también aumentan el riesgo cardiovascular.

¿Qué ocurre con los medicamentos?

Jamás ingieras medicamentos que no te hayan sido recetados específicamente por un médico. Esto incluye también a los de venta libre.

Hay un gran número de medicamentos no son aptos para personas hipertensas y necesitas que un profesional te indique cuál puedes consumir.

¿Cómo debes cuidarte?

Evita el consumo de estos alimentos por ser perjudiciales para tu salud, asiste regularmente al médico, controla tu tensión, y asesórate con un nutricionista para llevar una dieta balanceada.

Además, practica ejercicio de forma moderada y evita las frituras. En resumen, ten una vida sana y presta atención a tu médico. Recuerda que la hipertensión no tiene cura, pero puedes llevar una vida saludable si te cuidas.

--

Contenido patrocinado

Destacadas en Vida