Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Una caja de omeprazol: como todos los medicamentos se desaconseja su abuso

Alerta: Las graves consecuencias del abuso de omeprazol

Estudios clínicos confirman que su uso a largo plazo puede enmascarar otras enfermedades, como el cáncer de estómago o infecciones graves de Covid-19

3 min

La aparición al final de la década de los 80 del omeprazol, desarrollado por la empresa sueca Aktiebolaget Hässle y comercializada por Astrazeneca, supuso un avance espectacular en el control de las enfermedades relacionadas con el ácido gástrico, como acidez, úlceras, lesiones gastrointestinales o reflujos. Sin embargo, cada vez más estudios advierten de que el uso a largo plazo de inhibidores de la bomba de protones (IBP), como este medicamento, podría aumentar el riesgo de desarrollar otras patologías incluso más graves.

La consideración del omeprazol como un simple protector gástrico, sin prácticamente efectos adversos, ha disparado su utilización. En España, su consumo supera los 50 millones de envases, el 9,4% de la población lo toma a diario y el coste del tratamiento es de 10 céntimos al día, según los datos recogidos en el informe Prestación Farmacéutica en el Sistema Nacional de Salud 2018. 

El exceso

La indiscutible eficacia del omeprazol choca cuando se consume en exceso. El omeprazol se considera un medicamentos seguro, con algunos efectos adversos, en su mayoría leves, como cefalea, estreñimiento, diarrea, dispepsia o erupciones cutáneas. Sin embargo, el uso de omeprazol a largo plazo aumenta el riesgo de que aparezcan otro tipo de lesiones gástricas, como cáncer de estómago.

En el imaginario colectivo existe la creencia de que son sustancias inocuas que alivian molestias digestivas, pero son fármacos con efectos adversos “que hay que usar en las situaciones adecuadas, en las dosis correctas y el tiempo necesario”, explica el doctor Antonio Moreno, especialista en aparato digestivo del Hospital de Jerez de la Frontera. En su opinión, “uno de los efectos más preocupantes es que enmascaren una patología grave". "El alivio inicial de los síntomas puede retrasar el diagnóstico en un estadio temprano dificultando un posterior tratamiento”, advierte.

Los riesgos

Diferentes estudios han encontrado además un aumento del riesgo de desarrollar hígado graso, enfermedad renal crónica o déficit de vitamina B12 asociado a la toma de omeprazol. Otro dato inquietante en el contexto pandémico es que los consumidores habituales tienen hasta un 90% más riesgo de tener formas graves de Covid-19, concluye un reciente estudio.

El perfil del consumidor de omeprazol es el de un “paciente de mediana edad, principalmente varón, con algo de sobrepeso, que trabaja fuera y come regular”, según estudios realizados por la Sociedad Española de Farmacia Comunitaria (SEFAC), que recomienda seguir las indicaciones de los especialistas y rechazar la automedicación. El consumo abusivo e indiscriminado de los antiácidos, particularmente los de la familia del omeprazol, preocupa mucho a la Sociedad Española de Patología Digestiva.