Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El interior de una prisión de Cataluña / EP

El boxeador homófobo que rompió los dedos a dos hombres, a prisión

El agresor, un hombre de 43 años fichado por la policía por sus reiteradas amenazas a la comunidad gay, insultó y golpeó a las víctimas "con una violencia extrema" en el centro de Barcelona

4 min

Un hombre de 43 años y con antecedentes policiales por amenazas al colectivo LGTBI ha ingresado en prisión como presunto autor de una doble agresión homófoba en febrero a dos hombres que paseaban por el centro de Barcelona, según han informado los Mossos. Agentes de la Unidad Central de Delitos de Odio y Discriminación, coordinados por la Fiscalía Especial de Delitos de Odio de Barcelona, detuvieron a este hombre por su presunta participación en dos delitos de lesiones y otro contra el ejercicio de los derechos fundamentales y las libertades públicas.

La investigación del caso comenzó en febrero, después de que se produjera una agresión a dos hombres cuando paseaban por una calle del centro de la ciudad, quienes testificaron que fueron víctimas de un único agresor que actuó movido por su orientación sexual. El hombre, explicaron, les insultó y les agredió con puñetazos "con una violencia extrema".

Dedos rotos y puntos de sutura

Los Mossos señalan que, como consecuencia de la gravedad de las lesiones, las víctimas sufrieron la rotura de dedos de la mano, tuvieron que recibir puntos de sutura y quedaron con diversas contusiones que requirieron tratamiento médico posterior, además de secuelas psicológicas que precisaron asistencia.

El pasado 10 de mayo, en colaboración con la Guardia Urbana de Barcelona, los Mossos lograron detener al presunto autor de los hechos en la capital catalana. La policía señala que el detenido exhibía en las redes sociales su habilidad como aficionado al boxeo, una práctica, subraya, que explica cómo una sola persona pudo agredir tan violentamente y al mismo tiempo a dos hombres que, además, no pudieron defenderse.

Las agresiones suben un 30%

El detenido pasó posteriormente a disposición judicial e ingresó en prisión por estos hechos. Este caso forma parte de los 39 investigados por los Mossos en el primer trimestre por homofobia, nueve más que en 2021, lo que supone un aumento del 30%.

En ese periodo, la policía catalana ha detenido o investigado a 51 autores de agresiones homófobas, de los que el 75 por ciento eran hombres. En estos momentos, los Grupos de Atención a la Víctima (GAV) de los Mossos tienen activados 71 casos de seguimiento a personas del colectivo LGTBI que han sido víctimas de delitos de odio.

Coordinación contra la homofobia

La Unidad Central de Odio y Discriminación se creó en el verano de 2020 con el objetivo de instruir las investigaciones más complejas en ese ámbito y trabajar en coordinación con la Fiscalía de Odio y Discriminación de Barcelona y otras entidades.

"Esta coordinación", señalan los Mossos en el comunicado, "ha demostrado que hay que trabajar de una manera transversal y que es necesaria una respuesta institucional directa ante los delitos de homofobia, además de manifestar que en todos los casos hay que denunciar este tipo de conductas delictivas que atentan contra los derechos fundamentales de las personas".