Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Cola de personas en una de las discotecas de Barcelona, lugares donde ocurren agresiones / EUROPA PRESS

Las cinco agresiones más violentas en las discotecas de Barcelona

Muertes y heridas de diversa índole concentran los sucesos más sangrientos de la noche barcelonesa en los últimos años

Gerard Mateo
5 min

Son las cinco agresiones más violentas ocurridas en las discotecas de Barcelona y alrededores de los últimos años. Ataques con cuchillos, objetos de cristal, armas de fuego y golpes varios provocaron muertes y heridas de diversa índole por los motivos más variopintos: robos, ajustes de cuentas y hasta homofobia, un factor cada vez más presente en las estadísticas de denuncias.

El Port Olímpic, la zona del Paral·lel y otros puntos de la capital catalana y municipios aledaños han sido los escenarios de los sucesos más sangrientos. Hay que recordar que el ocio nocturno catalán estuvo cerrado 15 meses por la pandemia, y el Govern ha vuelto a imponer el cerrojazo tras tres semanas de apertura ante el aumento de contagios y el incremento de la presión hospitalaria en la comunidad autónoma.

1. Apuñalamiento mortal en el Port Olímpic

Este trágico suceso es el primero de la lista, y el más lejano en el tiempo. El mundo acababa de entrar en el 2016, terminaba enero, y la discoteca Nirvana del Port Olímpic, en Sant Martí, se tiñó de luto. Un hombre de 28 años y nacionalidad española falleció desangrado por un corte profundo en el tórax. Las cámaras de seguridad no revelaron ninguna pelea previa a la agresión, aunque los protagonistas reconocieron que hubo insultos. Fueron estos el detonante y la causa de la reyerta entre los dos clanes implicados. La víctima recibió golpes en la cabeza con los vasos de cristal que sus agresores tenían en las manos y, ya aturdida, encajó una puñalada con un cuchillo de 18 centímetros de largo y cinco centímetros de ancho. Le seccionó la arteria torácica. Murió en el hospital.

2. Disparo mortal en el Paral·lel

La segunda muerte violenta ocurrió pocos meses después, en abril del 2016, en la discoteca Koko Premium del Paral·lel. De nuevo, un enfrentamiento, aunque en este caso entre pandillas y por cuestiones de drogas, terminó de la peor manera: con el asesinato de un hombre de 28 años y nacionalidad dominicana. El agresor entró en el local con una pequeña arma de fuego, ejecutó a su rival y se marchó. Murió casi en el acto, sobre la acera, donde los sanitarios trataron de reanimarlo. Hoy, este lugar tiene nuevo nombre: la sala Brisas de Luxe, ubicada junto a los jardines de las Tres Xemeneies.

3. Brutal agresión homófoba

Agosto del 2019. Discoteca Safari, en la calle Tarragona, delante del parque de Joan Miró. Dos individuos propinan una brutal paliza a un joven a la salida del local, como explicó Crónica Global. En apariencia, la agresión tuvo componente homófobo, aunque los atacantes aprovecharon para robarle las pertenencias a la víctima, que terminó ingresada en un centro hospitalario para recuperarse de las heridas.

4. Cuchillada mortal en Cornellà

Es uno de los casos que más titulares llenaron. En junio del 2020, Kristen, una joven de 18 años, recibió una puñalada mortal mientras trataba de evitar que agredieran a un chico junto a la discoteca Capitolio de Cornellà de Llobregat. Los agresores --la policía detuvo a dos mujeres y a dos hombres-- huyeron a la carrera, pero las imágenes de las cámaras de seguridad de la zona, un polígono donde se suceden los conflictos y en el que hay distintos clubes nocturnos, ayudaron a identificarlas.

5. Una persona inconsciente en la calle Rosselló

Es la más reciente de todas, y ocurrió en junio del 2021, en las apenas tres semanas que el sector del ocio nocturno pudo abrir tras 15 meses de cerrojazo y antes de un nuevo cierre impuesto por el descontrol del coronavirus en Cataluña. El lugar: los aledaños de la discoteca Twenties, en la calle Rosselló. ¿Qué ocurrió? Un grupo numeroso de personas, sin “ningún motivo”, se acercó a tres amigos que esperaban un Cabify para regresar a casa tras una noche de fiesta. Puñetazos y un botellazo de cristal terminaron con una persona inconsciente. Acabaron en el hospital, informó Metrópoli Abierta.