Menú Buscar
Una concentración de funcionarios de prisiones / EUROPA PRESS

Las agresiones a funcionarios de prisiones catalanas se disparan un 53%

El centro de Quatre Camins se coloca a la cabeza con 67 ataques violentos en 2018, mientras que los sindicatos piden un cambio del Reglamento sancionador

3 min

Las agresiones graves a funcionarios de prisiones catalanas han aumentado el 53% durante 2018 con respecto al año anterior. En total, se registraron 49 episodios violentos con reclusos, frente a los 32 de 2017 y los 30 de 2016, según alerta el sindicato CSIF en un informe.

Estos sucesos comportaron 49 bajas laborales de funcionarios, que generaron una media de 17,5 jornadas de ausencia por trabajador para sanarse de sus “dolencias físicas y psicológicas”, apunta el informe. Esto contrasta con los “menos de 10 días” de aislamiento que tuvieron que cumplir los internos responsables. Además, desde el sindicato aseguran que “en muchos casos el primer grado es el fin buscado por los violentos para escapar del módulo donde residen”.

"Podían haberse evitado"

CSIF, que matiza que algunos de los sucesos “quizá eran inevitables”, afirma que “un porcentaje muy elevado podía haberse evitado si determinadas direcciones hubiesen tomado medidas cuando había que tomarlas”.

Si se atiende a valores absolutos –agresiones graves y leves– el número se dispara hasta 283 en las cárceles de Cataluña. Por centros, es el de Quatre Camins el que presentó más sucesos violentos, 67, con 16 funcionarios con lesiones graves; seguido de Brians 1 y 2, con 58 ataques cada uno; y Joves, que alcanzó las 32.

Incremento progresivo

Las agresiones leves también muestran un incremento progresivo. CSIF contabilizó en 2018 un total de 234, el 34% más que en 2017 (174) y hasta el 93% más que el 2016 (121). También denuncian el aumento de las tentativas en un 16%.

En este escenario, el informe plantea la necesidad de revisar el Reglamento sancionador actual para comprobar si es “suficientemente estricto como para evitar que un agresor violento descargue sus frustraciones” contra los funcionarios. El sindicato va más allá y emplaza a las autoridades a reconocer como agentes de la autoridad a “un colectivo cada vez más envejecido”.

Los sindicatos piden medidas

En este contexto, los sindicatos de prisiones han rechazado la negociación de mejoras laborales, entras las que se encuentra un nuevo protocolo contra las agresiones, debido a la negativa de la subida salarial.

En octubre y noviembre ya se produjeron huelgas para denunciar esta situación, en las que se instaba por ampliar las plantillas e incrementar los sueldos.