Menú Buscar
Imagen de la víctima de la última agresión, en este caso homófoba, en el Metro de Barcelona / CG

La oposición toca la cara a Colau por las agresiones en el Metro

Los partidos fuerzan a Barcelona en Comú a reunirse con Transports Metropolitans de Barcelona, los cuerpos de seguridad y los vigilantes del suburbano

3 min

La oposición municipal en Barcelona ha leído la cartilla al gobierno municipal de Barcelona, que comanda Ada Colau, por los ataques y agresiones en el Metro de Barcelona. Los partidos han aprobado una proposición a propuesta del PP que insta a Barcelona en Comú (BComú) a reforzar la vigilancia en el suburbano.

El texto, presentado por Alberto Villagrasa a propuesta de los sindicatos, incluyendo al mayoritario ADN Sindical, llama al Ejecutivo local a reunirse con Ricardo Ortega, director de seguridad de TMB, los Mossos d'Esquadra, la Guardia Urbana, las empresas de seguridad contratadas y los representantes de los trabajadores. El objetivo del encuentro sería elaborar un nuevo plan de seguridad del transporte para mejorar la seguridad de los viajeros.

"Que dimita Mercedes Vidal"

El edil popular ha denunciado que "el Metro de Barcelona se ha convertido en una zona insegura, tal y como demuestra la encuesta de victimización, ya que el 30% de los episodios de inseguridad se producen en el subsuelo; así como el 21% de los casos de acoso sexual de toda la ciudad". El electo ha agregado que los grafiteros "campan a sus anchas y los manteros, instalados en las principales estaciones".

Ello constituyen hechos suficientemente graves, en opinión del edil, para concluir que la concejal de Movilidad, Mercedes Vidal, a la sazón presidenta de TMB, haya cometido "dejación de funciones". En opinión de Villagrasa “no es suficiente  con que Vidal haga un video denunciando el episodio de una agresión homófoba en el Metro, cuando lo que debería hacer es impulsar y trabajar en medidas de seguridad para evitarlas y que no se vuelvan a producir”.

Agresión homófoba

El revés de la oposición al equipo de Colau por la inseguridad en el Metro de Barcelona llega después de la última agresión, en este caso por motivos homófobos, en el transporte. Ocurrió el pasado sábado, cuando un joven fue apaleado en la estación de Urquinaona por un grupo de personas. Los vigilantes de seguridad intervinieron y retuvieron a uno de los presuntos agresores, pero el grupo que le acompañaba consiguió liberar al viajero.

Tras ello, se multiplicaron las muestras de repulsa, incluso por parte de la propia Mercedes Vidal. No obstante, el Observatorio contra la Homofobia alertó de un repunte de los ataques con motivación homófoba en la ciudad. Por su parte, los sindicatos denunciaron, una vez más, falta de medios para lidiar con estos incidentes, que llegan tras la convocatoria de una huelga por la violencia en el Metro por Fin de Año y los Reyes Magos.