Menú Buscar
Imagen de una clase del colegio Ágora International School de Sant Cugat / AIS

Primera denuncia contra un colegio de élite por cobrar cuotas durante el encierro

El Ágora de Sant Cugat encaja una demanda por girar recibos mensuales de hasta 900 euros mensuales pese a dar las clases en foros online y con Youtube

3 min

Primera demanda judicial contra un colegio de élite por cobrar el 100% de las cuotas durante el confinamiento. El Ágora International School de Sant Cugat del Vallès (Barcelona) ha encajado una denuncia de padres de alumnos por pasar recibos de hasta 900 euros pese a que la suspensión de las clases presenciales y que éstas se hacían a distancia, mediante foros de internet y Youtube.

Una veintena de padres y madres de la prestigiosa escuela privada ha interpuesto una acción civil contra la institución educativa ante el Juzgado de Primera Instancia decano de Rubí (Barcelona). En su escrito, al que ha accedido este medio, los familiares alertan de que el Agora continuó cobrando la integridad de la escolarización pese a la "absoluta depauperación de la cantidad, calidad y contenido del servicio de enseñanza que prestaba" durante el confinamiento que arrancó en marzo.

Cuotas de hasta 905 euros

El escrito remitido al tribunal tilda de "abusiva" esta práctica y recuerda que el Ágora International School prometió a los nuevos inscritos una "formación integral que no ha podido cumplir". Lo que es más, detectan los firmantes un "desmedido ánimo de lucro" del colegio internacional situado en Sant Cugat.

Ante ello se impone, argumentan los denunciantes, "adaptarnos a la realidad actualmente existente". Esto es, adaptar las cuotas a la oferta lectiva o aumentar ésta para hacerla equivalente a los recibos que pagan religiosamente las familias mes a mes. A este respecto, los firmantes recuerdan que las actividades de refuerzo no se han introducido hasta el curso 2020/2021, por lo que las cuotas de los meses de confinamiento deben reducirse al 20%.

Silencio del colegio

Este medio se ha puesto en contacto con la portavocía de prensa de Ágora International School para recabar su versión, pero no ha obtenido respuesta. Anteriormente y cuando estalló el conflicto con las familias, la gerencia de Ágora, que pertenece al grupo Globeducate, amenazó con echar a los padres díscolos y rebajó el malestar a cerca de 50 familias de más de 3.500 alumnos.

De hecho, el campo de las cifras es difícilmente un ángulo de defensa para el campus de enseñanza global. El colegio vio crecer su facturación un 8% hasta los 14,6 millones de euros el último ejercicio disponible. El excedente neto tras impuestos de la escuela pilotada por Vicenç Gandol sumó 2,6 millones.

Destacadas en Vida