Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Destrozos en un edificio del Ayuntamiento de Barcelona tras los altercados del 31 de octubre / ELENA BURÉS

Agentes de la Urbana reclaman la intervención de sus antidisturbios durante altercados

CSIF lamenta imágenes de agentes que "huyen para proteger su integridad" el pasado fin de semana en Barcelona

4 min

CSIF reclama que se permita la intervención de la unidad antidisturbios de la Guardia Urbana cuando se produzcan altercados en Barcelona. Incidentes como los del viernes y sábado de la pasada semana, donde varias protestas en el centro de la ciudad derivaron en quema de mobiliario urbano, lanzamiento de objetos a la policía, y el saqueo de dos comercios. También en destrozos en un edificio del ayuntamiento, próximo a plaza Sant Jaume.

El clamor del sindicato es que la Unidad de Refuerzo de Emergencias y Proximidad (UREP) de la Urbana, con formación en orden público, pueda actuar en casos como los citados para "restaurar la pacífica convivencia". Incluso inquieren "¿dónde estaban?" cuando varios compañeros se vieron en riesgo.

Policías "huyendo"

Recuerdan, además, que la normativa de policías locales --Ley 16/1991-- recoge que entre su ámbito de actuación se encuentra el de proteger a autoridades y custodiar instalaciones locales. Sostienen así que la imagen de agentes que "huyen para proteger su integridad, al no disponer de medios ni formación" para hacer frente a los violentos, se difunde bajo un mensaje de que "en Barcelona vale todo, al precio de nada".

Destrozos en el Edifici Novíssim del consistorio de Barcelona el pasado 31 de octubre / ELENA BURÉS
Destrozos en el Edifici Novíssim del consistorio de Barcelona el pasado 31 de octubre / ELENA BURÉS

CSIF denuncia que pese a que efectivos de la UREP se encontraban "en disposición de intervenir, no se les permitió". Por este motivo reclaman explicaciones al jefe del cuerpo, Pedro Velázquez, así como al teniente de alcalde de Seguridad, Albert Batlle.

Dejación de funciones

Es más, el sindicato recuerda que el propio Batlle felicitó a dicha unidad el pasado 31 de octubre por su labor y les recordó que una de sus obligaciones es la de "proteger al resto de compañeros" de la Urbana y "la custodia y protección de edificios municipales". Por ello se muestran sorprendidos de que esa misma jornada, cuando decenas de personas se arremolinaron en plaza Sant Miquel y destrozaron vidrios de una de las instalaciones del consistorio, nadie "autorizase" su actuación.

Fue después de dichos destrozos --"con posterioridad a la intervención de la Brigada Móvil de los Mossos d'Esquadra", afirman desde CSIF--, cuando la UREP fue llamada a proteger el inmueble atacado, el denominado edifico Novíssim. Por ello advierten de una presunta dejación de funciones de los responsables políticos del cuerpo y subrayan que su único reclamo es que los agentes de la Guardia Urbana "cumplan con el ordenamiento jurídico".

Destacadas en Crónica Vida

Destacadas en Vida