Menú Buscar
Imagen de tres sanitarios con material precario en los hospitales de Vilafranca y Martorell / CG

El 'número dos' de Salud: "La falta de material se amplificó"

Adrià Comella, director del CatSalut, cree que "ha habido suficiente protección" en los hospitales y detecta "ruido" en las quejas de los sanitarios

4 min

Las quejas y denuncias de los sanitarios catalanes sobre la falta de material, ¿tenían fundamento? Según el número dos del Departamento catalán de Salud, solo a medias. Adrià Comella, director del CatSalut, cree que la escasez de fungibles (mascarillas, guantes, gafas de protección y equipos de protección individual o EPI) durante la crisis del coronavirus se ha "amplificado". Estima Comella que "ha habido suficiente respuesta de protección" a médicos y enfermeros durante la pandemia del SARS-CoV-2 y lamenta el "ruido" creado en torno a esta cuestión.

En una entrevista en El Punt Avui, Comella, ha negado que "enviara las tropas al campo de batalla sin munición". Según él, "en este tema hay ruido y se amplifica". "Los responsables de salud laboral de los distintos centros y otros profesionales me explican que ha habido tensiones concretas, en algunos servicios y en algunas horas, pero que la respuesta de protección ha sido suficiente".

"Proteger y racionalizar los recursos"

Comella, también médico, ha argumentado que Salud ha tratado de "proteger y racionalizar a la vez los recursos". "A todos nos gustaría haber trabajado desde el minuto cero a pleno rendimiento, y si hubiera sido una crisis catalana lo hubiéramos podido hacer porque hubiéramos podido comprar material. Pero fue mundial y simultánea", ha considerado.

adria comella salut
Sanitarias con bolsas de basura en un hospital catalán durante la pandemia / CG

Ha recordado que "no hay stock ni capacidad que lo resista". Según él, hacer una central de compras "fue acertado", pese a la polémica distribución que ha hecho Logaritme Serveis Logístics de los fungibles. "Como país deberíamos pensar ahora si hemos de tener capacidad propia de fabricación para no correr más riesgos de los necesarios".

Lluvia de denuncias contra el Govern

Las palabras de Comella son susceptibles de crear polémica. ¿Por qué? Por el alud de denuncias judiciales para proteger a los profesionales sanitarios que han interpuesto sindicatos como UGT, CCOO, CSIF, USO y Simecat. Esta última agrupación logró que el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) estimara medidas cautelarísimas e instara al Gobierno catalán, y más concretamente al Instituto Catalán de Salud (ICS), el proveedor público de servicios asistenciales, a proteger a los sanitarios.

En paralelo a ello, la parte social ha ganado también pleitos laborales para proteger mejor a la plantilla en las contratas del Servicio de Emergencias Médicas de Cataluña (SEM) --una empresa que depende del CatSalut-- en, por ejemplo, Transport Sanitari de Catalunya (TSC) o en el global de la empresa pública, en una acción judicial que interpuso USO y que estimó el TSJC a principios de abril. En el campo institucional, los colegios de Médicos (COMB) y Enfermeras y Enfermeros de Barcelona (COIB) también emplazaron al Govern a proteger a galenos y demás personal de los centros sanitarios durante el envite del patógeno.