Menú Buscar
Una imagen de escolares catalanes que, como señala el sindicato AMES, no puede elegir el idioma vehicular / EFE

¿Adónde mudarse para que tu hijo tenga la mejor educación del mundo (según PISA)?

España celebra un apenas perceptible avance en algunas competencias básicas mientras otros modelos educativos marcan la diferencia

07.12.2016 00:00 h.
5 min

España supera por primera vez la media europea y de la OCDE en algunas competencias de comprensión lectora. Pero pincha en matemáticas y se estanca en ciencia. El Ministro de Educación echa campanas al vuelo ante de los resultados del Informe PISA (Programa para la Evaluación Internacional de los Alumnos, por sus siglas en inglés) pero para de verdad comprender dónde estamos es necesario ver el mapa completo.

El Gobierno provechan ese leve progreso para remarcar los beneficios de la LOMCE, pero el adelanto en el ranquin solo ha sido posible porque la media de los países de la OCDE baja en todas las competencias analizadas. ¿Adónde se debe un español mudar para darle a su hijo la mejor educación del mundo (según PISA)?

Dominio asiático

El país con un sistema educativo más eficiente es Singapur. Este pequeño ciudad-país, un archipiélago de pequeñas islas, domina en todas las áreas evaluadas: ciencia, matemáticas y lectura. Con algo más de cinco millones de habitantes y el mismo partido en el gobierno desde hace cinco décadas, su liderazgo educativo se consolida.

Por ejemplo en matemáticas, un alumno singapurense alcanza los 564 puntos en la prueba, mientras que un español se queda en los 486, lo que supone que va unos dos cursos y medio rezagado. Una de las claves, los pupilos escogen su camino a los 13 años y se comienzan a especializar en la materia en la que son más talentosos.

Alternativas europeas

El dominio asiático se extiende a Japón, las regiones de Hong Kong, Macao y Taiwán (China no participa con todas sus regiones). Otras alternativas en la búsqueda de la mejor educación obligatoria son Canadá, Finlandia o Estonia.

Estonia ostenta la mejor evolución de la Unión Europea y se sitúa ahora a la par que Finlandia, que lidera desde hace una década. Las escuelas finlandesas son la únicas que garantizan que las chicas tengan un rendimiento superior al de los chicos. En el resto del mundo, la brecha de género les perjudica a ellas.

Canadá es, a su turno, líder con creces del continente americano. Las escuelas estadounidenses siguen lacradas por las desigualdades. Y en Latinoamérica los problemas se sobreponen, a pesar de algunas experiencias positivas como el sustancial avance de la ciudad autónoma de Buenos Aires.

Cómo mejorar el sistema español

Pero ¿qué podemos aprender de los informes PISA? Una de las claves de Estonia ha sido el aumento de ratio de profesores por alumno. Una pirámide de población invertida, con pocos niños y menos nacimientos, se ha beneficiado del mantenimiento de número de profesores. Hace dos décadas había un profesor por cada 20 alumnos; hoy, uno por cada 12.

Sin embargo, no toda inversión en educación tiene su inmediata repercusión. Es el caso de Dinamarca, que gasta el doble de dinero que Polonia en educación y obtiene los mismos resultados.

En lo único que coindicen las potencias educativas europeas y Canadá es en llevar la contraria a la receta asiática: retrasar la especialización. Aseguran que, si bien los resultados PISA son más modestos, minimizar las decisiones de itinerario de los niños hasta al menos los 15 años facilita la inserción en el mercado laboral. No es solo una cuestión de una sólida base de cultura general. Se trata de maximizar la adaptabilidad a los cambios, y aprender a aprender para poder adquirir las nuevas habilidades que se demanden en los años venideros.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información