Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El acusado acabó con la vida de su mujer en el número 80 de la calle de Volta, en Terrassa / GOOGLE STREET VIEW

El acusado de matar a su pareja con un hacha se justifica y alega que estaba “desesperado"

La madre de la víctima desmonta la versión del arrebato y declara que su hija le contó que el autor del crimen la había golpeado varias veces en la cabeza

3 min

Este martes ha declarado en el TSJC el hombre acusado de matar a su mujer con un hacha en Terrassa (Barcelona) en 2018. El procesado ha admitido la autoría del crimen pero se ha justificado diciendo que “lo hizo en un momento de desesperación”.

“"No fue rabia, ni odio... Fue un momento de desesperación, porque no sabía qué hacer. Sentía que mi vida no valía nada, que era un apéndice de una mente enferma. Me desesperé y le pegué con lo primero que encontré", ha declarado ante el tribunal.

Enterró el cuerpo en el jardín

Según su versión, él y la víctima continuaban viviendo juntos aunque ya no eran pareja. El acusado, que solo ha respondido a preguntas de su abogado, ha explicado que ambos tenían problemas de convivencia y que en esa época las discusiones “se habían desbordado” hasta el punto de que la víctima llegó a romper muebles de la casa.

El día del crimen, recuerda, mantuvieron una fuerte discusión. El autor de los hechos ha reconocido que, después de empujarla dentro del baño la golpeó con un hacha que había usado para cortar unos árboles en el jardín. "Por descontado no podía implicar a nadie. Me encontré absolutamente solo con una cosa absolutamente impensada y lo único que me pasó por la cabeza fue esconder el cuerpo", ha expresado.

Denunció su desaparición

Después de acabar con su vida, el hombre denunció la desaparición de su pareja, cuyo cadáver fue descubierto enterrado en el jardín casi un año después. El acusado ha explicado hoy que lo hizo porque “tenía miedo y no sabía qué hacer”.

Sin embargo, la versión del acusado, que se ha justificado diciendo que perdió los papeles, dista de lo que ha testificado la madre de la fallecida. Pocos días antes de morir su hija le contó que el acusado le había dado “varios golpes fuertes en la cabeza”. Después de este episodio ya no volvió a hablar con su hija. Fue el acusado quien le informó de que había desaparecido y fueron juntos a presentar la denuncia.