Menú Buscar
El acusado esperó a que su novia estuviera dormida para acercarse a la mujer y presuntamente aprovecharse de ella.

Acusado de violar a una mujer mientras su novia dormía en la misma habitación

El acusado se enfrenta a los delitos de agresión sexual y robo con intimidación  

4 min

Es un caso turbio y rocambolesco de los que a menudo afrontan los encargados de impartir justicia. El juez de instrucción envía a juicio a un acusado por delito sexual y robo con intimidación. Antes, paradójicamente, no había decretado contra él medida alguna de privación cautelar de libertad.

Los hechos se remontan a septiembre del 2014. El acusado, Manuel M. V., de nacionalidad dominicana, y su novia, una joven hondureña, acudieron a una fiesta que organizó un grupo de jóvenes hondureños en el barrio de la Trinitat de Barcelona. La fiesta, que se prolongó hasta altas horas de la madrugada y en la que no faltó música bachata y abundante alcohol, congregó a más de 100 personas.

Amistades peligrosas

El acusado y su novia entablaron relación con otra mujer que, al acabar la fiesta, presentaba un manifiesto estado de embriaguez.

La pareja, solidaria con la mujer, le ofreció la pensión que compartían para que pudiera dormir la borrachera sin peligro. Y así sucedió. Una vez en la habitación de la pensión, que incluía una pequeña cocinilla, la pareja ocupó la única cama, reservando para la amiga recién conocida el sofá-cama contiguo.

Según el fiscal del caso, el acusado esperó a que su novia estuviera dormida y entonces se acercó a la mujer borracha para, aprovechándose de su estado de embriaguez, violarla anal y vaginalmente.

El acusado dice que fue sexo consentido

El acusado se ha defendido con una historia radicalmente distinta. Dice que mientras yacía en la cama junto a su novia dormida, la mujer se levanto del sofá, se acercó a él y le masajeó el pene.

El acusado --continúa en su alegato de defensa--, llevado por un impulso irrefrenable se abalanzó sobre ella en el sofá y, tras intercambiar besos y practicar sexo oral, fornicó con ella eyaculando varias veces.

Novia despechada

Lo cierto es que, fuera una u otra la versión verdadera de lo que entre aquellas cuatro paredes aconteció (la denunciante no ha negado ni que realizó una felación ni los besos), la novia finalmente se despertó y, al abrir los ojos, contempló una escena sexual explícita a escasamente tres metros de su cama coprotagonizada por su pareja.

La novia la emprendió a mamporros con la invitada y la expulsó de la pensión. La mujer agredida quedó desnuda y desconcertada en plena calle. A continuación, la novia de Manuel M. V. también la emprendió a golpes contra su propia pareja por adúltero.

La mujer agredida se personó en el Hospital Clínico y alegó haber sido victima de una violación. Los facultativos recogieron restos de semen del interior de su cuerpo, y la policía, horas después, procedió a la detención del acusado.

¿Cuál es la versión cierta?

¿Quién dice la verdad? ¿Quién está en lo cierto? Un juez de la Audiencia Provincial de Barcelona, que es integrante del tribunal que juzgará al  acusado, ha manifestado a Crónica Global que se sabrá la verdad jurídica de lo que ocurrió "pero que quizá no sea exactamente idéntica a lo que verdaderamente sucedió entre aquellas cuatro paredes".