Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Audiencia Provincial de Tarragona, donde juzgan a una joven acusada de abandonar a su bebé / GOOGLE STREET VIEW

La joven acusada de abandonar a su bebé en Tarragona declara que su padre abusó de ella

La madre de la criatura y la abuela mantienen que la niña estaba viva cuando la abandonaron

3 min

La joven de Tarragona acusada de abandonar a su bebé recién nacido en un contenedor de basura en Torreforta (Tarragona) después de dar a luz en secreto, ha alegado durante el juicio que lo hizo por el pánico que sentía hacia su padre. “Era un maltratador, nos pegaba siempre”, ha declarado ante los miembros del jurado popular. Además la acusada ha explicado que fue víctima de abusos sexuales por parte de su progenitor en el pasado. Por eso, ha incidido, no quería que se enterara de que se había quedado embarazada. 

Coincidiendo con la versión de su hija, la abuela del bebé ha declarado que ambas vivían en un estado permanente de amenaza por el comportamiento violento de su marido. “He sido maltratada durante 27 años y tenía miedo de que nos hiciese daño”, ha manifestado.

Mantienen que la niña estaba viva

Las dos mujeres se ciñen a que la niña seguía con vida cuando la abandonaron. “Estaba tapada con una manta dentro de una caja de cartón”, ha asegurado la abuela. Ambas acusadas niegan haber asesinado al bebé, como mantiene el Ministerio Fiscal, antes de tirarla a un contenedor del barrio de Torreforta.

Sin embargo, la Fiscalía no se cree su versión y las acusa de un delito de asesinato, por el que solicita la prisión permanente revisable tanto para la madre como para la abuela.

“Si alguien la tiene que lo diga”

La joven ha explicado que dio a luz el 24 de marzo de 2020, cuando tenía 18 años. Lo hizo a escondidas en el dormitorio que compartía con sus hermanos pequeños. Sin embargo, en su declaración ante el jurado ha admitido que le tapó “la boca y la nariz” al bebé antes de esconderlo en el interior de un armario.

La madre de la joven asegura que descubrió a la niña en el interior del mueble y pensó “tierra trágame”. Así, dice, fue como se enteró de que su hija había dado a luz. Después de mantener una discusión sobre el futuro de la criatura, ambas acordaron deshacerse de ella. Por eso, al día siguiente, la abuela metió al bebé en una caja de cartón y lo abandonó en un contenedor de basura. El cuerpo nunca fue recuperado.

A esto se agarra la defensa de ambas, Josep Singla, para negar el asesinato. En este sentido el letrado ha solicitado que "si el día de los hechos alguien encontró a la criatura con vida y se la quedó, que lo diga".