Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Imagen de la unidad de Medicina Hiperbárica del Hospital Broggi / Cedida

Un médico condenado por acoso machista dirige una unidad líder en Cataluña

El doctor Jordi Desola, que perpetró asedio de género, pilota el centro de Medicina subacuática desde Barcelona

6 min

Un condenado por un acoso machista pilota una de las unidades médicas líderes en Cataluña. El doctor Jordi Desola dirige el servicio de Medicina Subacuática más antiguo de España y el mejor de la región pese a que encajó una dura condena por asedio de género. La situación provoca malestar en el hospital en el que trabaja el veterano facultativo, el Moisès Broggi de Sant Joan Despí (Barcelona), un centro sanitario dentro del sistema público. 

Han alertado del conflicto fuentes del sector sanitario que subrayan la "desconfianza" que provoca en el Broggi la presencia del galeno, que dirige desde hace años la Unidad de Medicina Subacuática e Hiperbárica. Las voces consultadas ven "intolerable" que el doctor Desola, cuya empresa, Cris-UTH, fue condenada por acoso con tintes machistas, "dirija una unidad puntera y goce de un contrato con un hospital público". El asunto ha cogido tanta importancia que llegará al Parlament la próxima semana de la mano de Vox. 

Acoso machista: probado en 2014

¿De qué se quejan las fuentes consultadas? De dos sentencias contra el despido de una auxiliar de enfermería en 2012, una extinción de contrato marcada por "daños y perjuicios derivados de la violación de derechos fundamentales" tras un episodio de acoso machista que provocó una baja por ansiedad y depresión que terminó con la víctima ingresada en una unidad psiquiátrica durante un periodo de tiempo. 

Según el fallo SUPLI 6729/2014 consultado por este medio, se produjo en la empresa Cris-UTH, que dirige la unidad de Medicina Hiperbárica del Broggi, el despido de una profesional que tuvo que soportar acoso de género en la firma. 

Regalo de flores y zapatos, caricias en el pelo

Siempre según esta resolución judicial, ¿qué tuvo que soportar la empleada? Que el doctor Desola le llamara con un diminutivo "...eta", que le regalara flores y tratara de regalarle zapatos, que le acariciara el pelo, se acercara "demasiado a ella", que realizara comentarios sobre su vestido o que el facultativo comentara la situación de pareja de la trabajadora, pese a que el marido de ésta sufría una enfermedad grave. 

Todo ello es, según la Sala Social del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), una conducta que "no es admisible", que constituye "acoso" y que provocó una baja médica a la víctima, afectando a "sus derechos fundamentales". La segunda instancia judicial confirma una sentencia anterior de un juzgado social y da la razón a la empleada. 

La Sindicatura aflora anomalías

El caso de acoso machista en 2014, ¿por qué vuelve a la actualidad en 2022? Porque la Unidad de Medicina Hiperbárica es uno de los servicios cuya gestión ha cuestionado la Sindicatura catalana de Cuentas en su último informe sobre el Consorci Sanitari Integral (CSI), como avanzó este medio

Concretamente, el informe 23/2021 del fiscalizador [consultar aquí] afea al Hospital Moisès Broggi que la unidad estuviera explotada por Cris-UTH durante años bajo un solo contrato de gestión iniciado en 2010. Ello constituía una irregularidad que el centro sanitario que dirige Carles Constante corrigió en 2021, como alega el complejo médico en sus alegaciones. 

Hospital: "Cumplimos la normativa"

¿Qué dice el doctor señalado? A preguntas de este medio, la empresa Cris-UTH no ha contestado a Crónica Global. Sí ha respondido el Consorci Sanitari Integral, grupo sanitario en el que se integra el Hospital Moisès Broggi. Una portavoz ha explicado que entre los requisitos de contratación a las empresas, se exige "declarar responsablemente no tener condenas penales firmes en los últimos cinco años" y cumplir los requerimientos para contratar, algo que Cris-UTH, la firma del doctor Desola, hace. 

A este respecto, la compañía recuerda que "vela por un comportamiento ético" en todas sus áreas de actividad, tanto con "sus pacientes y sus familias como con todos los profesionales, administraciones y entidades con quien se relaciona". Ello se plasma en un código ético accesible en su web. 

Vox lo llevará al Parlament

Esta explicación no satisface a la oposición en Cataluña. María García, diputada de Vox, ha explicado a este medio que próximamente llevarán esta cuestión al Parlamento catalán. La diputada verde busca esclarecer "por qué una persona cuya empresa ha sido condenada por acoso machista dirige una unidad sanitaria líder pagada con dinero público". "Hay que preguntarse por qué ocurre con un Govern que se declara feminista", agrega la diputada. 

Asimismo, desde la fuerza de Ignacio Garriga se planteará a los responsables sanitarios las anomalías en la contratación de Cris-UTH como explotadora de la unidad de Medicina Hiperbárica.